El Universal
Ciudad de México.- Con el asesinato esta mañana de Edgar Millán Gómez, comisionado de seguridad regional de la Policía Federal (PF), suman ya tres los altos mandos de esa corporación que mueren en hechos violentos en menos de una semana.
El 1 de mayo, Roberto Velasco Bravo, director de Crimen Organizado de la Dirección General de Análisis Táctico de la Policía Federal, falleció luego de fuera baleado en calles de la colonia Irrigación, en la delegación Miguel Hidalgo, en la ciudad de México. Fuentes de la Cruz Roja de Polanco informaron que el alto mando recibió un balazo en la cabeza, lo que le provocó una muerte cerebral y posteriormente falleció.

El mando pertenecía a la división antidrogas de la Policía Federal, encargada del diseño de operaciones y líneas de investigación contra los cárteles de la droga.

Velasco Bravo era uno de los colaboradores más cercanos de Facundo Rosas, subsecretario de Estrategia e Inteligencia Policial, quien fue su jefe inmediato cuando estaba al frente del área de Análisis Táctico de la Policía Federal, hasta antes de convertirse en el segundo mando de la SSP federal.

El sábado 3 de mayo murió Aristeo Gómez Martínez, director de la Jefatura del Estado Mayor de la Policía Federal, en Coyoacán. La SP dijo que se trató de un intento de robo.

Además de ellos, siete policías federales han sido asesinados en las últimas dos semanas en el cumplimiento de su deber en los operativos contra el crimen organizado del gobierno federal en Baja California y Sinaloa.