Foto: Vanguardia/Especial
La Jornada
Asegura que puede saber qué día, hora y quiénes podrían ir a sustraer mercancías
México, DF. Una empresa cuya matriz se encuentra en Chile, contratada por tiendas de autoservicio y departamentales, ha creado una base de datos con los nombres y direcciones de todas las personas que han sido acusadas de hurtar algún producto en estos establecimientos comerciales. Con esa información, asegura, pueden saber "en qué día, hora y quiénes probablemente pueden ir a robar ciertas mercancías".

Las averiguaciones previas abiertas por la Procuraduría General de Justicia de Distrito Federal son la fuente de la que esta firma, cuyo lema es "Tolerancia cero al robo hormiga", obtiene los "datos del delincuente", nombre, edad, sexo, nivel socioeconómico, la especie que robó, dónde vive, dónde podría comercializar el artículo hurtado o si lo quiere para uso personal, señaló Ricardo Peralta, director jurídico de esta empresa.

En entrevista, aseguró que no se trata de atacar a un sector de la población, pues, al contrario de lo que se piensa, de que este ilícito es cometido por personas de bajos recursos económicos, la mayoría de quienes han sido sorprendidos cometiendo esos hurtos "son personas de clase media, con un empleo y que generalmente pueden pagar el artículo" que han sustraído.

Se trata de un delito, "cometido tanto por hombres como por mujeres, por ricos como por pobres", manifestó el directivo de la compañía, que tiene seis meses operando en el DF, aunque se fundó en Chile hace nueve años y también tiene presencia en Colombia.

Señaló que la ciudad de México es la tercera entidad del país por número de casos de robo hormiga, con un índice promedio de 100 al día, 60 por ciento cometidos por mujeres, en tiendas ubicadas principalmente en las delegaciones Iztapalapa, Cuauhtémoc y Gustavo A. Madero.

Lo productos que más se sustraen de estos establecimientos, señaló, son los discos compactos, así como artículos de uso personal como desodorantes y jabones, y en menor medida, comida.

Peralta afirmó que, en el tiempo que llevan operando en la ciudad de México, en la mayoría de los casos han logrado recuperar los objetos sustraídos de las tiendas, además de que 95 por ciento de las averiguaciones previas abiertas por el Ministerio Público son consignadas y con sentencias de un juez penal.

Esto significa, agregó el directivo, que "se están criminalizando todos los delitos que se cometen en los locales comerciales, y obviamente, las personas que no tengan la posibilidad de pagar la fianza para seguir su proceso en libertad (las cuales, reconoció, son la mayoría) se van al reclusorio".

Otra de las estrategias utilizadas por esta firma en el combate del robo hormiga es lo que llaman "marketing disuasivo", que consiste en publicitar el proceso judicial contra quienes han sido sorprendidos cometiendo este ilícito en los establecimientos comerciales, con "la intención de inhibir que la persona reincida en ese delito y los que no lo han cometido vean lo que está haciendo la empresa", aseguró Peralta.