Vanguardiamedia / Mayté Parro Ruíz
Tras las intensas lluvias de este lunes, maestros de la escuela primaria "Josefa Ortiz de Domínguez", suspendieron clases a medio turno escolar, a fin de proteger de accidentes y descargas eléctricas a 122 niños.
Según el profesor Arnoldo Gómez y Jessica Rodríguez, presidenta de la Sociedad de Padres de Familia, la escuela fue construida en 1968 y amenaza con sufrir el derrumbe de techos y una barda.

Arnoldo Gómez, informó que el Instituto de Servicios Escolares del Estado de Coahuila (ISEEC) a cargo de su coordinador regional, profesor Rolando Alvarado del Toro, "se lava las manos ante el riesgo que corren los pequeños, mientras que el gobernador del estado, Humberto Moreira quiso resolverles el conflicto con 25 latas de impermeabilizante cuando lo que se requiere es de una reconstrucción de techos y barda".

"Fue en abril cuando los padres de familia abordaron al gobernador en San Buenaventura, donde les prometió latas de impermeabilizante que después llegaron, pero no mando la mano de obra, entonces ahí siguen esas latas", declaró.

En el caso de la presidencia municipal, el alcalde Pablo González a través de personal de Educación, envió unos polines para detener la barda tambaleante que amenaza con caerse y que una vez que se deje de llover las usaran los niños para escalar, lo que les dejará mayores riesgos de accidente, manifestó.

Dijo que toda la infraestructura del plantel está dañada como lo son los techos de las aulas y de la dirección, que con las lluvias ha deteriorado el material didáctico y escolar de los menores y maestros, quienes tratan de protegerlos con bolsas de plástico.

El cableado eléctrico, debido a la antigüedad de su instalación, luce a la intemperie sobre los pisos del plantel, lo que expone a los niños a una descarga eléctrica.

Como una medida de presión y por la seguridad de los niños, los padres de familia amenazaron con suspender las clases durante el tiempo de lluvias, ya que Rolando Alvarado del Toro, coordinador regional del ISEEC niega el apoyo a la escuela aduciendo que tiene pocos niños.

"Aunque sea un solo niño, su vida vale, así como a todos se les entregan libros de texto y se les exige superación, se les debe de proteger dijo el profesor Gómez.