Excélsior
En opinión de Aguayo, para los próximos meses las ventas de Gissa seguirán débiles debido a la situación que enfrenta la industria metal-mecánica, principal nicho de la empresa. Así, no anticipó una recuperación antes de la segunda mitad de 2010.
Saltillo, Coahuila.- Grupo Industrial Saltillo (Gissa) realizará dos colocaciones por un total de mil 338 millones de pesos antes del 20 de agosto, una maniobra financiera que, a decir de analistas, le ayudará a salir del bache en el que se encuentra a causa de la crisis de la industria automotriz y su exposición a derivados.

Según Miguel Angel Aguayo, subdirector de análisis de deuda de IXE Grupo Financiero, la empresa tiene la intención de hacer una emisión de certificados bursátiles a través de un instrumento financiero estructurado que estaría dirigido al mercado de Afores y uno más al ordinario.

El analista dijo que la empresa tramita los permisos necesarios y designa al aval de dicha colocación. Por el apalancamiento provocado por derivados sería alguna de las subsidiarias, que se encuentran con balances positivos, la que realice la emisión. Se menciona a Vitromex.

En opinión de Aguayo, para los próximos meses las ventas de Gissa seguirán débiles debido a la situación que enfrenta la industria metal-mecánica, principal nicho de la empresa. Así, no anticipó una recuperación antes de la segunda mitad de 2010.

Sobre el futuro de la empresa, Iñigo Cossio, analista de Actinver, comentó que "el entorno es complicado, no esperamos flujos positivos derivados de la operación durante este año teniendo en cuenta la frágil situación de la industria automotriz, creo que esta empresa tiene capacidad de generar los flujos suficientes para pagar su deuda una vez que se recuperen los mercados en los que participa".

Calificó como positivo que Gissa haya alcanzado un acuerdo con sus principales tenedores de bonos de deuda para realizar un intercambio de certificados por mil 337 millones 500 mil pesos, por otros que tienen diez años de vigencia, expiran hasta 2019.

El ejecutivo confió en que si los acreedores de Gissa le dan "espacio de maniobra", la empresa, en algunos años, podrá generar el flujo de efectivo suficiente para cumplir con sus adeudos.

La compañía tiene como fecha límite hasta el próximo 20 de agosto para presentar información financiera actualizada, tanto en su balance general, así como de la posición que enfrenta con instrumentos derivados y para finalizar el intercambio de su deuda con los tenedores.

Gissa no ha reportado resultados financieros desde el cuarto trimestre de 2008, debido a su exposición a derivados que ascienden a 94 millones 428 mil dólares, más otros 716 millones 464 mil pesos, por tal motivo sus acciones están suspendidas de la BMV.