El Universal
En respuesta a la preocupación de los usuarios de sufrir robos o clonación de sus plásticos, los bancos ofrecen tarjetas "blindadas" o con chips de seguridad. Condusef advierte que de todas maneras, las precauciones deben ser las mismas
La tarjeta de crédito constituye una herramienta cotidiana para las personas. Según datos de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) circulan aproximadamente 20 millones de plástico en el país.

Por otro lado, los tarjetahabientes no dejan de preocuparse por temas como la inseguridad, el robo, el fraude y la clonación de tarjetas. En respuesta a estas inquietudes, diversas instituciones de crédito lanzan al mercado plásticos blindados o con chips integrados.

Las llamadas tarjetas blindadas cuentan con un seguro de protección contra fraudes, clonación o extravío, en niveles personal, de compra o viajes. Por su parte, las que contienen chips de seguridad, están integradas por un microprocesador que almacena datos y evitan que el cliente reciba cargos por compras que no realizaron.

Bancos como Santander y Scotiabank cuentan con "blindaje" en sus productos financieros, mientras que Banamex y Bancomer cuentan con el chip.

Tarjetas blindadas

Santander, tiene la tarjeta Black que se basa en una garantía de 100% de protección sin importar el monto de lo robado ni el tiempo que tarde el reporte, tiene cobertura ilimitada contra clonación y en fraudes por Internet.

Además, ofrece al usuario un seguro de compras forzadas hasta por mil dólares por evento, asistencia en el bloqueo de otras tarjetas y traslado médico terrestre y gastos médicos por hospitalización.

Para obtenerla no se requieren ingresos mínimos, aunque sí contar con cualquier otra tarjeta de crédito. No cobran apertura, mientras que por anualidad pagas 630 pesos. Por reposición desembolsas 190 pesos.

Por su parte Scotiabank, para sus tarjetas Oro y Clásica, tiene un seguro de 72 horas de protección, pero para hacerlo válido te solicitan notificar al banco el robo o extravío de la tarjeta vía telefónica o en cualquiera de los centros de atención de usuarios y confirmarlo por escrito.

Para la oro piden 15 mil pesos como ingreso mínimo, mientras que en la Clásica piden 5 mil. Cobran por anualidad 580 pesos en la primera y 450 en la segunda. No hay comisión por apertura y debes desembolsar 140 pesos por la reposición de cada una.

Banamex, es otra de las instituciones que cuenta con un seguro de robo o extravío. Por ejemplo, los cargos realizados durante las 72 horas anteriores al reporte de robo o extravío, se abonarán a tu cuenta 48 horas después de haber entregado la documentación completa.

Para que la institución crediticia se haga cargo tendrás que llamar de inmediato al banco y reportar lo sucedido, en ese momento quedas protegido.

Chip de seguridad

Los llamados chip pueden procesar grandes cantidades de información, que permiten la lectura y escritura de datos, mediante el manejo de programas o aplicaciones.

La Condusef enumera las ventajas para la gente que maneja este tipo de tarjetas, entre las que incluye las siguientes:

* La tarjeta guarda las operaciones realizadas con ella, por lo que no es necesario consultar con el banco. Esto disminuye los gastos de la institución y es más práctico para los usuarios.

* El uso de estas tarjetas busca impulsar el comercio electrónico, ya que el chip ofrece la identificación electrónica en internet. La aplicación se basa en el principio de firma digital o identidad electrónica contenida en el chip, lo que evita que alguna persona viole la clave y realice compras o transacciones indebidas.

* Cuando el usuario navega en internet el chip le permite guardar los nombres de usuario y passwords, así como su información personal y órdenes de compra en internet.

* Para que el chip y la computadora sean compatibles se necesita un lector, éste no puede transferir ningún virus ya que no graba información en la PC.

Entre las también llamadas "tarjetas inteligentes" encontramos la de B- Smart de Banamex, que en palabras del banco "ofrece la facilidad de administrar tu navegación por la red y te da el sentimiento de seguridad al hacer compras en el mundo físico".

Añade que el chip "almacenará tu información personal para llenar automáticamente formatos y órdenes de compra en internet". Asegura que "es más resistente que una banda magnética, sin embargo, debes protegerla como cualquiera otra tarjeta".

La tasa de interés de la tarjeta es del 24% anual durante los primeros seis meses. Debes comprobar ingresos mínimos de 5 mil pesos, así como pagar 420 por anualidad. La reposición cuesta 130 pesos.

Independientemente del plástico "inteligente" que elijas, es importante que sepas que existen dos medidas de seguridad que integran al chip:
# Servicio de verificación de dirección: si alguna persona cuenta con el número de la tarjeta, no podrá realizar ninguna operación con ella debido a que necesita el chip para poder tener la información necesaria y completar la operación.
# Código de confirmación de la tarjeta: el código CVC2 es un valor de tres dígitos que se obtiene de la cuenta de cada una de las tarjetas y que se imprime en el recuadro de la firma en todas las tarjetas Master Card, de manera que el comerciante puede verificar que sí tiene en sus manos el plástico original.

Aún con todas estas ventajas, la Condusef recomienda no dejar de tener precauciones en el manejo de tu tarjeta. Por ejemplo, las terminales de pago que usan los comerciantes no leen el chip, ya que las operaciones se efectúan con la banda magnética lo que vuelve vulnerable al plástico. Así que nunca estará de más tener cuidado.