Barcelona, España.- Cambio de contenidos, búsqueda de mayor calidad y menor violencia y un mayor aprovechamiento de las nuevas plataformas de distribución son retos inmediatos de la telenovela latinoamericana, según conclusiones de la cumbre mundial del sector, que mueve unos 70 millones de dólares anuales.
El presente y futuro de este género, que es seguido por más de 2.000 millones de personas al año, según los especialistas, fue analizado el jueves y viernes en Barcelona por representantes del sector en la V Cumbre Mundial de la Telenovela y la Ficción.

La adaptación de telenovela, un nuevo camino abierto al mundo a partir del éxito de "Betty la fea", la irrupción en el mercado internacional de Corea del Sur con producciones propias y a bajo costo y el nacimiento de una telenovela neutra fueron otros de los temas debatidos en la cumbre barcelonesa.

"La industria es consciente de que tiene que hacer un esfuerzo para mejorar los contenidos porque la audiencia lo está demandando", explicó la colombiana Amanda Ospina, analista y directora de TVMás, la única revista especializada en telenovelas del mundo y organizadora de la cumbre.

Entre las conclusiones formuladas por Ospina, también figura el cambio de esquemas de programación, "lo que llevará a saber cómo responden los canales generalistas con el advenimiento de las nuevas tecnologías" (canales de distriución, internet, cable), donde en la última década se verificaron cambios muy profundos.

Asimismo dijo que se están registrando cambios horarios y actualmente "hay 'prime times' que ya no son entre las 7 y las 9 (de la noche) sino entre las 9 y las 11, porque a las 7 muchos televidentes, sobre todo jóvenes, se sientan ante la computadora" y el 'early time' (de 4 a 6 de la tarde) "donde se están metiendo telenovela y series", se está volviendo un espacio muy rentable". añadió.

En otra de las conclusiones enumeradas se desprende que la telenovela ha dado un giro desde su óptica tradicional y ha tenido que evolucionar, no solamente en estética y narrativa, en todo su contexto dramático, "sino que debió reaccionar en sus bases técnicas y tuvo que hacer un cambio para aprovechar la tecnología moderna".

"Hay una telenovela clásica que hay que mantener porque hay un público, pero estamos viendo una generación de telenovelas que da muestra de cambios", dijo Ospina, con un producto "que está siendo cada vez más espectacular, más cinematográfico, por lo cual puede verse actualmente cómo los actores que se hacen famosos en la telenovela, se van hacia el cine, cuando el camino inverso nunca se dio".

También se registran cambios en el "enlatado" (compra de un programa terminado), porque hay cadenas que adaptan las telenovelas con sus propios criterios, sus actores y cambian el contenido para defender su identidad". "Existe una muy seria preocupación ante producciones de países como Corea del Sur que han salido al mercado internacional con sus catálogos, ya sea en coreano o en inglés", explicó.

Se trata de telenovelas "que están muy bien hechas, que han desplazado en varios países de Asia a las telenovelas latinoamericanas" y en Latinoamérica se dieron varios casos de canales que "las aceptaron como regalo". Los coreanos "pagan un buen doblaje y ya hayun público que los está siguiendo", según Ospina, que consideró que la cuestión es un "peligro para toda la industria".

Finalmente, la organizadora de la cumbre concluyó que "la telenovela vive el mejor presente y tiene el mejor futuro del mundo", y uno de los ejemplos que puso fue que se lograron cinco o seis "adaptaciones de 'Betty la fea' y que grandes potencias como Alemania, Estados Unidos y Francia están interesándose y difundiendo telenovelas".

"Próximamente veremos a Francia producir telenovelas, cuando era un país que se oponía frontalmente al género", pronosticó.