Foto: Vanguardia/ Archivo
El País
José Ramón Fernández, legendario periodista deportivo, cree que Televisa domina el fútbol mexicano pero que teme a Slim
México.- La voz del fútbol mexicano tiene nombre: José Ramón Fernández, Joserra. El comentarista, de 67 años, hijo de inmigrantes españoles, tiene un acento híbrido, mezcla del de ambos países, que suena grave y profundo, como de ultratumba, y un fuerte carácter que le han metido en más de una situación polémica. Eso le ha convertido en un personaje único e imprescindible del periodismo deportivo de las últimas tres décadas.

Fernández protagonizó en el estatal Canal 13 -un ente que después se privatizó y pasó a llamarse TV Azteca- DeporTV: El ancho mundo del deporte, un programa deportivo que sigue siendo el más veterano en antena. Desde esa tribuna, en un momento en el que en México predominaba el pensamiento único a favor del PRI y las corporaciones que lo rodeaban, criticaba el favoritismo del América, el equipo propiedad de la todopoderosa Televisa. Las parejas de novios quedaban en esa época los domingos para verle mientras tomaban una malteada. Se hizo enormemente popular.

De ese canal salió en 2007 de mala manera, invitado a marcharse cuando estaba convaleciente de una enfermedad. Ahora es analista de la cadena estadounidense ESPN, donde comentará la Copa Confederaciones que se disputa desde este sábado en Brasil. Desde allí atendió por teléfono a EL PAIS. México llega tambaleándose a este campeonato tras una crisis de resultados. A los 17 minutos de entrevista una asesora le invitó a dar por concluida la conversación. "No, tengo tiempo", se impuso. No había prisa, estaba hablando de fútbol.

Pregunta. México no llega en su mejor momento a la Confederaciones. Ha empatado a cero sus últimos encuentros con rivales como Jamaica, Costa Rica o Estados Unidos.

Respuesta. Llega en un momento muy complicado. No llega clasificado todavía para la Copa del Mundo. Ha dejado de meter goles, atrás tiene fallas muy serias. En los partidos el mejor ha sido Corona (el portero). Empata en el estadio Azteca con rivales de poca entidad, algo que antes no pasaba.

P. Su entrenador, José Manuel de la Torre, El Chepo, está más cuestionado que nunca.

R. Empezó muy bien con la selección nacional. Tuvo un primer año bueno, ganó la copa de Oro ante Estados Unidos. De repente el equipo ha vuelto a detenerse futbolísticamente. Me parece que Chepo es un técnico de carácter irritable, irascible en algunos momentos con los medios. Su trato con el futbolista, sin embargo, es bueno. No sé si llega muy presionado a la Confederaciones pero no es favorito ni mucho menos.

P. México exporta ahora más jugadores al extranjero. ¿Eso le ha supuesto un salto de calidad?

R. Sí pero tampoco son jugadores estelares. Giovani Dos Santos juega bien pero no es el fenómeno que todo el mundo esperaba. Javier Hernández, Chicharito, empezó a meter muchos goles en Manchester pero le metieron a Van Persie y ahora juega menos. Sus posibilidades de gol decrecen y técnicamente no es superdotado. Andrés Guardado es de lo más destacado pero no sé si anda bien o está cansado, pero no ha destacado mucho. Javier Aquino apenas ha jugado con el Villareal, lo tuvo que prestar para los partidos fecha FIFA y Villareal ascendió a Primera División y ni sintieron que no estaba. No hay jugadores que digas "qué bárbaro".

P. Se discute ahora la multipropiedad en el fútbol mexicano, que un dueño no pueda tener más de un equipo.

R. El tema debe tener unos 40 años. El grupo Televisa llegó a ser dueño de tres equipos. De repente lo que hace esa empresa es intentar evitar la nueva ley de telecomunicaciones ya aprobada por el Senado, la Cámara de diputados y el presidente, que tendrá una apertura en los medios que le hace mucha falta a México, romper el duopolio de Televisa y Azteca. Se han hecho hasta socios en la compra de Iusacell -una compañía de telefonía- para pelearle al otro gran monopolio del país que es Telcel, que tiene la mayoría de aparatos de México, propiedad del ingeniero Carlos Slim. El ingeniero compró una parte del equipo de León y en la Federación Mexicana de Fútbol (FMF) empezó a hablarse de prohibir la multipropiedad.

P. Le temen.

R. Televisa ahora tiene miedo de que este grupo de Slim empiece a comprar equipos, justo lo que siempre hicieron ellos. El fútbol en realidad es una gran multipropiedad de Televisa. Maneja la pirámide del fútbol, maneja la FMF, la comisión de arbitraje, la disciplinaria, maneja todo. Eso es lo que está pasando en el fútbol mexicano.

P. ¿Cree que eso influye en los arbitrajes?

R. El presidente de la comisión de arbitraje, empleado de Televisa, dijo claramente que había ejecutivos de las televisoras que habían pedido que se mantuvieran los errores arbitrales porque causaban audiencia para polemizar. Imagínate como cayeron sus declaraciones. Lo mandaron callar y no ha vuelto a hablar.

P. ¿Nota esa influencia en la selección?

R. El Grupo Televisa nombra al presidente de la federación, al director general o al presidente de la liga, de ahí se nombran las diferentes divisiones. Ellos tienen un control absoluto y siempre lo han tenido del fútbol mexicano.

P. Cómo se explica que haya tanto dinero en el fútbol mexicano pero que solo se fiche a jugadores que vienen aquí a retirarse.

R. Dinero hay pero los directivos son improvisados. Pagan bien a los futbolistas pero no son de alta calidad. Tan es así que las figuras ahora son ecuatorianos o colombianos. Jugadores argentinos y brasileños hay pocos de buen nivel y cuando llegan ya son veteranos de más de 30 años. Vegetan en la liga, solo hay un equipo o dos que trabajan la cantera, como Guadalajara, y les cuesta mucho crecer porque el nivel del futbolista mexicano no es bueno. Sale un campeón cada seis meses, por eso muchos se olvidan quién fue el campeón hace dos o tres años.

P. En España existía cierto fatalismo respecto a la selección que esta generación de Casillas, Xavi, Puyol, borró de un plumazo. ¿Ese es el camino que debe emprender México?

R. España tiene más historia que México. Allí han jugado figuras como Di Stéfano, Puskas, Kubala. el equipo que fue al Mundial del 86, la Quinta del Buitre, jugaba muy bien al fútbol. No pudieron ganarle a Bélgica porque Eloy falló un penalti y se quedaron fuera. Tiempo después tomó el mando Luis Aragonés y practicó un fútbol de altísimo nivel. A México para reflejarse en España le va a costar mucho trabajo.

P. ¿No hay un Luis Aragonés mexicano? Sus charlas en la Eurocopa de 2008 son un espectáculo y un ejemplo de cómo impulsar a unos jugadores que habían heredado las derrotas de otras generaciones.

R. Si existe hasta ahora no lo he visto. Aragonés es un gran motivador y en México no hay ese tipo de técnicos. Los entrenadores viven aquí en un carrusel, llegan a dirigir a 11 equipos, dependen de promotores que los van colocando. México ha ido a 14 mundiales por posición geográfica, no por calidad.

P. ¿Hugo Sánchez no podría ser ese tipo de entrenador?

R. No. Fue un gran futbolista, metió muchos goles, pero en México como entrenador no le ha ido bien. Da la impresión de que ha sido un gran futbolista pero no sabe de fútbol.