México.- Las dos principales televisoras del país respaldaron la posibilidad de que los partidos no contraten espacios publicitarios en medios electrónicos como se plantea en una propuesta de reforma electoral, aunque expresaron su temor de que implique restricciones a la libertad de expresión e incluso censura.
Televisa y TV Azteca fijaron la noche del lunes su posición respecto a la reforma electoral que se discute el congreso y anunciaron que están dispuestos a no recibir dinero de los partidos durante las campañas electorales, pero confiaron que no se coarte su libertad de opinar.

En la propuesta de modificaciones se establece que en lugar de que los partidos contraten espacios, su aparición en radio y televisión sea regulada por el IFE que utilizará los llamados ``tiempos oficiales'', es decir el tiempo que el Estado dispone en los medios de comunicación y que asciende a 48 minutos al día.

Los legisladores han considerado que en las competencias electorales no debe prevalecer la capacidad económica de los partidos para aparecer más veces en los medios.

En los comicios presidenciales del 2006, el 56% de los gastos de campaña de los partidos fue destinado a radio y televisión, y en este último rubro Televisa y TV Azteca fueron de las más beneficiadas.

``Televisa saluda la decisión de sacar al dinero como motor de los procesos electorales y respalda la iniciativa... de eliminar la contratación de spots para propaganda política'', señaló la principal televisora del país en un comunicado leído la noche del lunes en su noticiario estelar.

``TV Azteca renuncia al dinero'', señaló por su parte Luis Niño de Rivera, portavoz de la segunda televisora más importante del país también durante su noticiario nocturno del lunes.

Para Televisa, sin embargo, consideró que la propuesta de prohibir, además de la contratación de spots, cualquier mensaje que pudiera influir en las preferencias electorales, ``podría dar paso a la censura periodística''.

El portavoz de TV Azteca dijo que pareciera que ``quieren el uso de los tiempos oficiales para darle a conocer al público su doctrina excluyendo a los demás''.

La semana pasada, la Cámara Nacional de la Industria de la Radio y la Televisión (CIRT) criticó la propuesta y también advirtió que se dañaría la libertad de expresión.

La iniciativa de reformas incluye varios aspectos que no han tenido críticas como la reducción del monto de financiamiento a los partidos y una menor duración de las campañas.

La reforma fue planeada luego de los comicios presidenciales de julio del 2006, los más reñidos de la historia reciente en los que se impuso el conservador Felipe Calderón al izquierdista Andrés Manuel López Obrador.