Sally Aguayo/El Guardián
"No me opongo a pagar, pero no pienso tirar mi dinero a la basura. Quiero que Lupe, la lideresa de la colonia me extienda comprobantes verdaderos de cada uno de los pagos que he dado, que valgan ante una autoridad, para que yo, en un futuro pueda reclamar mi casita", dijo enérgico don Santos Granado Saldaña.
Tiene 53 años, es viudo y se dedica a la jardinería desde hace siete años, depositó toda su fe y trabajo en el lote 5, manzana 29 de la colonia Omega, donde construyó el sueño de toda su vida: tener una casa.

Ahí en el terreno de 10 metros por 23, vive su nuera Cecilia, su hijo y tres nietos, son él y su hijo, los únicos que se encargan de sostener el hogar, que aunque cada día es más difícil, el gusto de que pronto el terreno será de ellos, los motiva para seguir luchando.

Y aunque el sacrificio es mucho, pues las horas extras son pesadas, la imagen de la casa propia se le está viniendo abajo, pues a casi siete años de estar habitando y haber dado más de 5 mil pesos a la asociación Unión de Colonos Omega, entre mensualidades, cuotas, apoyos e incentivos, la presidenta del comité piensa despojarlo de su terreno.

"Lupe me quiere quitar mi casita, dice que no he pagado, pero no lo voy a hacer hasta que ella me garantice que cuando termine de pagar los 23 mil pesos en los que me vendió el terreno este va a ser mío, ya no confió en ella, por que el recibo que me dio no tiene validez alguna ni en la Presidencia ni en ninguna notaria", dijo don Santos.

MUCHOS PROBLEMAS

Los problemas para el hombre cada vez son mayores, pues a pesar de sufrir carencia de alumbrado, pavimentación y agua potable, ahora tiene que lidiar con la lideresa Lupe Olguín, quien no permite que la persona que no pague habite algún predio.

"Lupe nos está reprochando que estamos en áreas verdes, pero ella misma fue la que nos dio los terrenos, y hasta nos incitó a que fincáramos lo antes posible, con mucho sacrificio me hice de un cuartito, y ahora resulta que nos quiere quitar y que no nos va a devolver el dinero" dijo decepcionado el quejoso.

Asimismo afirmó que por nada del mundo dejará el hogar que con esfuerzo y lágrimas han construido él y su hijo "No tengo para donde ir, éste es mi hogar de aquí soy, aquí está mi hijo, mis nietos, he pagado, las cuotas que me pide, coopero para el transporte que ella necesita, siempre cumplo, pero no es justo que se aproveche de la necesidad de uno", finalizó el quejoso.