Más de 30 mil personas permanecen desaparecidas, y otras 300 mil resultaron heridas en el sismo, señaló el primer ministro chino durante su encuentro con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que hoy llegó a la provincia de Sichuan para visitar a las víctimas del terremoto.
Pekín.- El primer ministro chino, Wen Jiabao, informó hoy de la muerte de 60 mil personas por el seísmo en el suroeste del país y confirmó los peores pronósticos al señalar que la cifra real puede superar los 80 mil, informó la agencia oficial Xinhua.

Más de 30 mil personas permanecen desaparecidas, y otras 300 mil resultaron heridas en el seísmo, señaló Wen durante su encuentro con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que hoy llegó a la provincia de Sichuan para visitar a las víctimas del terremoto.

Ambos líderes se reunieron en Yingxiu, hoy una montaña de escombros donde ha sobrevivido una minoría de los 10 mil habitantes con los que contaba esta localidad antes de la catástrofe del 12 de mayo, cuyo epicentro se ubicó en el distrito de Wenchuan.

El primer ministro, que visita por segunda vez la zona devastada de Sichuan desde que se produjo el devastador seísmo de 8 grados de magnitud en la escala abierta de Richter, señaló que las víctimas "pueden aumentar hasta 70 mil, 80 mil e incluso más".

Las cifras Wen suponen un notable incremento con respecto a los muertos 55 mil 740 confirmados ayer en la totalidad de provincias afectadas, 55 mil 239 de ellos en Sichuan.

Los desaparecidos ayer totalizaban 24 mil 960, mientras que la cifra de heridos era de 292 mil 481.

A diario las autoridades provinciales y centrales informan de la nueva cifra de muertos, desaparecidos y heridos de este devastador terremoto que se compara con el que en 1976 causó más de 240 mil muertos en Tangshan, al noreste de Pekín.