Washington, EU.- La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) anunciará en los próximos días la adjudicación de un contrato de 1.000 millones de dólares para crear una gigantesca base de datos con información física de los ciudadanos, informó la CNN.
Esta base de datos incorporará información biométrica para establecer la identidad de las personas según sus rasgos físicos, como la palma de la mano, el iris o cicatrices, y su fin es identificar mejor a delincuentes y terroristas.

No obstante, esta iniciativa ha levantado preocupaciones entre los grupos defensores de las libertades civiles, sobre la privacidad de los ciudadanos.

El jefe de la sección de Servicios Biométricos del FBI, Kimberly Del Greco, afirmó a CNN que agregar esa información a la base de datos es importante para proteger las fronteras, prohibir la entrada a terroristas y ofrecer seguridad a los ciudadanos, vecinos e hijos para que puedan tener un buen trabajo y seguridad en el lugar donde viven.

Para los que se oponen al programa, la futura base de datos del FBI supone posibilitar la sociedad de vigilancia permanente.

"Es el comienzo de una sociedad vigilada, en la que uno puede ser rastreado en cualquier lugar y en cualquier momento y en la que todos tus movimientos y posiblemente todas tus actividades serán seguidas, anotadas y comparadas", advirtió Barry Steinhart, director de la Unión de Libertades Civiles de EU (ACLU), en declaraciones a la cadena CNN.

El FBI cuenta ya con archivos digitales de 55 millones de huellas dactilares y en los próximos años quiere añadir datos sobre la palma de la mano, cicatrices, tatuajes, el iris, características de los ojos y de los rasgos faciales de las personas.

La idea es combinar varias piezas de información biométrica para lograr mayores posibilidades de identificar correctamente a un potencial sospechoso.

El desarrollo de la base de datos dependerá de la rapidez con la que se logre perfeccionar la tecnología necesaria, según Thomas Bush, responsable de las instalaciones del FBI en Clarksburg (Virginia), donde la oficina de investigaciones guarda las huellas dactilares recogidas hasta el momento.

"Las huellas dactilares seguirán siendo el dato más importante", dijo Bush, asistente del director de la división de Servicios de Información Judicial y Criminal del FBI.

La agencia federal comenzará con la información de la palma de la mano, según Bush.

De hecho, el FBI ya ha comenzado a acumular imágenes que espera poder usar pronto como herramienta adicional para identificar a las personas.

Aquellos países que ya aplican esta técnica han encontrado en el 20 por ciento de los casos comparaciones positivas con las huellas recogidas en escenarios de crímenes, indicó Bush.

El FBI ha comenzado, asimismo, a acumular imágenes para el reconocimiento facial y datos de cicatrices y tatuajes.

Estos son guardados en las instalaciones del FBI en Clarksburg hasta que la tecnología alcance el nivel adecuado para ser aplicada.

Adicionalmente, la agencia federal también podría empezar pronto a comparar los ojos de la gente, especialmente el iris, como parte de su nuevo programa biométrico denominado "Identificación Nueva Generación", aseguró la CNN.

Investigadores de la Universidad de Virginia ya están haciendo pruebas de algunas de las tecnologías necesarias para la nueva base de datos del FBI.