LA JORNADA
Monterrey, Nuevo León.- La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) autorizó al gobierno de Nuevo León la construcción del Arco Vial Sureste, obra que incluye una carretera de ocho carriles de 19.8 kilómetros de longitud y un túnel de mil 800 metros que atravesará el Cerro de la Silla.
El gobernador José Natividad González Parás dijo sentir "un gusto muy grande" por la autorización del proyecto, después de realizar diversos trámites y "mostrar que no se afecta en absoluto el medio ambiente".

González Parás dijo que "en unos días" se darán detalles del proyecto y se emitirán las licitaciones para empezar las obras cuanto antes.

Precisó que el Arco Vial representará una inversión de alrededor de 2 mil millones de pesos, pero no con cargo al erario, sino de inversión privada. Lo más importante, expuso, es que el proyecto será autofinanciable. "Esto no solamente permitirá avanzar en las grandes obras de infraestructura que requiere Nuevo León, sino también permitirá generar empleo y dar dinamismo a la economía local".

Ante las acusaciones de opositores al proyecto, quienes aseguran que el principal objetivo no es resolver problemas viales, sino urbanizar 8 mil hectáreas para beneficiar a especuladores inmobiliarios, González Parás sostuvo: "La incorporación del Arco Vial permitirá liberar una importante extensión de tierras para el desarrollo urbano, y con ello bajar los altos precios que la especulación ha generado en la zona metropolitana, lo cual limita la inversión y la vivienda".

Según el mandatario, ya se preparan los proyectos ejecutivos y la Coordinación de Proyectos Estratégicos trabaja en las convocatorias para las licitaciones correspondientes.

Tres amparos en curso

Rigoberto Dávila, abogado de la Asociación de Vecinos de La Tinaja y otras comunidades que rechazan el proyecto por considerar que causará graves daños al ambiente, lamentó que no se tomaron en cuenta las opiniones técnicas de la delegación estatal de la Comisión Nacional de Areas Naturales Protegidas (enviadas a la Semarnat), en las cuales se recomendó declarar inviable la obra porque afectará el ambiente y amenaza a diversas especies de flora y fauna en peligro de extinción.

Asimismo, expuso que están en curso tres amparos promovidos porque la Semarnat no realizó una consulta pública, con el argumento de que la solicitud se entregó "en forma extemporánea". En cambio, el gobierno de Nuevo León presentó su manifestación de impacto ambiental el 14 de diciembre de 2007, en vísperas de la temporada vacacional, y se publicó en la Gaceta Oficial de la Semarnat.

Señaló que promoverán otros recursos porque la obra autorizada al gobierno estatal no corresponde con la que el Ejecutivo pidió al Congreso declarar "de utilidad pública", ya que se realizaron diversos ajustes al trazo original.

En tanto, el alcalde panista de Santa Catarina, Dionisio Herrera Duque, firmó hoy la declaratoria de factibilidad para la construcción del fraccionamiento Valle de Reyes, localizado en el Cañón de La Huasteca, en una zona que fue declarada reserva de la biosfera por la Organización de Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y forma parte del Parque Nacional Cumbres.

El proyecto de la Constructora Marfil busca urbanizar más de 2 mil 400 hectáreas y construir un campo de golf, pese al rechazo de grupos ambientalistas y organizaciones ciudadanas.

En La Huasteca, dijo el gobernador, se trabaja con la Semarnat y el municipio de Santa Catarina para determinar qué debe preservarse, y dónde existe afectación efectiva al medio ambiente y "cómo puede aprovecharse cabalmente esa zona".