Miami, EU.- El cantante mexicano Pepe Aguilar confesó que tiene miedo a la fama y que siente "una experiencia mágica, de profundo agradecimiento hacia el público" cada vez que sus canciones encabezan los primeros puestos de popularidad.
Con el tema "100% mexicano", el primer corte promocional del álbum del mismo nombre, Aguilar ha conseguido que el tema suene fuerte en las emisoras de radio.

Aguilar ha ganado premios como Lo Nuestro, Furia Musical y el Grammy norteamericano, y tiene el honor de ser el único intérprete de música regional mexicana que ha cantado en el prestigioso Hollywood Bowl de Los Angeles.

Pero aún después de 25 años de carrera, el artista confesó en una entrevista con Efe que le emociona la aceptación de su música por el público.

Hijo del desaparecido cantante, productor, guionista y actor de cine Antonio Aguilar, Pepe no es ajeno a la fama. De hecho, aprendió a conocerla en carne propia desde muy pequeño, pues se lanzó como profesional a los ocho años de edad, lo que le ha dado una perspectiva única de la fama.

"He aprendido a tenerle miedo", aseguró. "Es peligrosa. No me gusta. Cierto que tiene sus prevendas, como que te den una buena mesa en el restaurante, por ejemplo, pero te quita más de lo que te da. Te la pasas viajando, no tienes vida privada, todo lo que haces se vuelve 'comidilla'. Preferiría no ser famoso. ¡Toco madera!".

Aguilar aclaró que las mil y una tentaciones, y el "glamour" de la vida pública, ya no tienen el poder de "marearlo".

"Al principio es muy fácil marearse, porque son muchos los que te adulan, y si no tienes experiencia, puedes perder el piso. Pero ahora tengo muy claras mis prioridades", dijo.

"Para mí, la familia es número uno. Cuando quiero hallar mi centro, me basta con rodearme de mi familia. Para mí, los momentos más felices de mi vida son los más cotidianos: ir al supermercado, cenar en casa", señaló.

Aguilar está casado desde hace diez años con Anieliz, con quien tiene tres hijos: Angela, Anieliz y Leonardo. Además tiene un hijo, Emiliano, de 14 años, de un matrimonio anterior.

"Me casé por primera vez a los 21 años, muy enamorado y muy tonto. Por suerte, ahora todas las relaciones se han sanado y nos llevamos muy bien todos", explicó.

Esta etapa de madurez y felicidad que vive el popular intérprete, le da la estabilidad que necesita para entregarse sin reservas a su carrera.

"Después de tantos años en el medio, sigo enamorado, sigo apasionado", confesó el creador de "Por amarte", el tema de la telenovela Destilando amor.

El llamado rey de la música ranchera hace dos tipos de música: la mexicana tradicional, de mariachi y corridos, y otra que él describe como una fusión de mariachi con pop y jazz.

"Al principio no sabía cómo lo iba a recibir el público, pero exploramos esa fórmula, y pegó. Me gusta hacer cosas diferentes, pero siempre dentro de mi estilo. No me atrevería a mezclar mariachi con tango, salsa o vallenato, porque no son los géneros que mejor conozco", añadió.

Actualmente, Pepe Aguilar viaja en una extensa gira de conciertos y de promoción de su álbum "100% mexicano", que marca su regreso a la música de banda, género que no había grabado desde 1994.

"Este álbum me vuelve a conectar con esas raíces, que nunca perdí y que siguen vivas", expresó Aguilar, quien dijo que tras la muerte de su legendario padre se siente comprometido para dar lo mejor de sí "no solo como músico, sino, sobre todo, como ser humano".

"Eso es lo más importante, porque además de ser un gran artista, mi padre fue un gran ser humano", afirmó.