Sidney, Australia.- El diálogo del presidente estadounidense George W. Bush con su colega surcoreano Roh Moo-hyn terminó avinagrado el viernes por discrepancias sobre el conflicto coreano que terminó hace más de cinco décadas.
Roh retó a Bush a declarar el fin de la Guerra Coreana. El conflicto concluyó con una tregua en 1953, no con un acuerdo de paz, y por eso ambas partes aún permanecen técnicamente en guerra.

Bush también dialogó el viernes con su colega ruso Vladimir Putin y el sábado se reunirá con los líderes de Japón, Indonesia y Australia. Los manifestantes prevén marchar por la ciudad el sábado, un día después de una serie de reyertas entre la policía antimotines y algunos activistas.

Los encuentros tienen lugar a las márgenes de la reunión de los países de la APEC que se realiza en esta ciudad.

El diálogo de Bush con Roh se focalizó en las negociaciones internacionales que se realizan para que Corea del Norte abandone sus programas de armas nucleares. Poco después del incidente, Christopher Hill íel enviado estadounidense encargado de las negociaciones: anunció que expertos nucleares de su país, China y Rusia viajarán a Corea del Norte la semana próxima para evaluar las instalaciones nucleares a cerrar.

Bush expresó que durante las conversaciones con Roh, reafirmó la posición de Estados Unidos de que cuando el líder norcoreano Kim Jong Il desmantele su programa nuclear, Washington dará formalmente por terminada la Guerra Coreana.

Pero para Roh las noticias que recibió de Bush no fueron del todo claras.

``Creo que no escuché al presidente Bush mencionar la declaración para terminar con la Guerra Coreana'', manifestó Roh ante las cámaras de televisión.

Bush dijo que pensó que había sido claro, y reiteró la posición estadounidense.

Eso tampoco fue suficiente. ``Si usted pudiera ser un poquito más claro con su mensaje'', le pidió Roh.

Bush, que se veía irritado, respondió: ``No puedo aclararlo más, señor presidente. Esperamos el día en que podamos terminar con la Guerra Coreana. Eso terminará, sucederá cuando podamos verificar que Kim efectivamente ha desmantelado sus programas de armas y sus armas'' nucleares.

La Casa Blanca minimizó de inmediato la tensión del diálogo y dijo que el encuentro fue amigable.