Rosendo Zavala
Por tercera ocasión en dos semanas, una escuela de la colonia Centenario fue visitada por la delincuencia del lugar, que la madrugada de ayer cometió su nueva fechoría al realizar destrozos por todo el plantel y llevarse material con un monto económico incalculable.
El atentado contra la cultura se registró en la primaria Francisco I. Madero del mencionado sector, donde los malandrines entraron aprovechando la oscuridad de la noche para repetir la dosis de violencia que tiene hartos a maestros y padres de familia.

La directora del colegio ubicado en el cruce de 16 de Septiembre y 26 de Marzo, Ana María Cortés Gutiérrez, manifestó que en la última incursión de los delincuentes los daños rebasaron los 7 mil pesos, por lo que decidieron poner cartas en el asunto para acabar con sus pesares.

Tras revisar los daños que presentaban ocho aulas, policías estatales se percataron de males en por lo menos 12 chapas forzadas, 20 vidrios quebrados y cableado arrancado, así como pintas ofensivas en las paredes de los salones y en los baños.

Mientras las autoridades daban un recorrido por las instalaciones escolares alrededor de las 9:00 horas, decenas de niños que estudian en el plantel continuaban formados buscando entrar a clases, mientras otros tantos jugueteaban un rato.

La titular de la primaria señaló que los robos que han sufrido desde el pasado mes de junio son innumerables, además de que en los últimos 15 días se han visto invadidos en tres ocasiones y con saldos económicos bastante trágicos para la institución.