Notimex
Cd. de México.- El rejoneador español Pablo Hermoso de Mendoza dio por terminada ayer su temporada 2007-08 en ruedos mexicanos, tras resentirse de algunas lesiones sufridas en las cervicales.
De esta forma, el estelar rejoneador navarro tuvo así ayer su última tarde en ruedos mexicanos en la Plaza Caletilla del Puerto de Acapulco, Guerrero.

El caballlista español indicó que debido a los fuertes dolores que siente en las cervicales, los cuales le impiden estar al 100 por ciento de su capacidad física y taurina, decidió dar por terminada su campaña mexicana.

Hermoso de Mendoza regresará en los próximos días a tierra ibérica, donde será atendido de las cervicales, para estar listo antes de comenzar la campaña taurina 2008 en ruedos de su país y de Europa.

Pablo Hermoso, con esta decisión, dejará de actuar en las plazas de Linares, Nuevo León, el próximo viernes 15, y en el coso Nuevo Progreso de Guadalajara, Jalisco, el domingo 17.

También estará ausente de las plazas de Coatzacoalcos, Veracruz, el próximo viernes 22, de Villahermosa, Tabasco, el sábado 23 y en Mérida, Yucatán, el domingo 24.

"Para no estar al 100 por ciento en plazas tan importantes como Guadalajara o Mérida, prefiero cortar mi campaña mexicana para tratarme las lesiones con calma", dijo Hermoso de Mendoza.

Agregó que lo que empezó con un ligero problema en el hombro, ahora ya le afectó de forma seria las cervicales, por lo que el dolor es cada vez más intenso y, por ende, le impide desempeñarse al máximo de su capacidad.

Confesó que en sus últimas actuaciones en ruedos nacionales, actuó infiltrado para soportar mejor los fuertes dolores, sin embargo, su rendimiento ha sido por debajo de lo normal.

El domingo en el pequeño coso acapulqueño se marcó la despedida de Hermoso de Mendoza de México, quien alternó con el rejoneador potosino Rodrigo Santos con toros de Bernaldo de Quirós y de San Isidro.