La selección de fútbol de México vivió hoy un entrenamiento inusual y tuvo que finalizarlo antes de lo previsto por una tormenta que dejó su campo de prácticas completamente blanco por el granizo.

México, D.F..- El equipo que dirige Hugo Sánchez practicaba jugadas desde el tiro de esquina cuando comenzó la lluvia en el sur de la capital mexicana, y los jugadores dieron por terminada la práctica para refugiarse.

La tormenta se prolongó más de 30 minutos y dejó una capa de granizo por toda la extensión del centro de entrenamiento de la selección mexicana.

"Tuvimos que terminar antes por la lluvia; había muchos rayos y ha sido un entrenamiento anecdótico", aseguró el entrenador de la selección.

"No recuerdo la última vez que cayó granizo por estos lares", agregó Sánchez al mirar el campo de entrenamiento de México completamente blanco, por el granizo.

La sede de trabajo de la selección se localiza en una zona montañosa al sur de la capital mexicana que tiene una altitud superior a los 3.000 metros sobre el nivel del mar.

México se prepara para disputar un amistoso con Panamá el próximo 9 de septiembre en la ciudad mexicana de Puebla y para el 12 de septiembre se medirá con Brasil en la ciudad de Boston (Estados Unidos.