LA JORNADA
México, D.F. .- La primera fase de la elaboración del mapa genómico de los mexicanos ya fue concluida, informó Gerardo Jiménez Sánchez, director general del Instituto Nacional de Medicina Genómica (Inmegen), quien precisó que los resultados de esta investigación serán dados a conocer en una publicación científica antes de mayo.
En entrevista, tras concluir la conferencia magistral ofrecida por el doctor Yaakov Naparstek, director del Departamento de Medicina del Hospital Universitario Hadassah, de Jerusalén, Israel, organizada por el Inmegen y la Fundación Mexicana para la Salud, Jiménez Sánchez precisó que el estudio, que comenzó a mediados de 2005, ha costado más de un millón de dólares y en él han participado 2 mil donantes de sangre, más de 50 científicos nacionales y extranjeros y 15 investigadores del Inmegen, así como los gobiernos de los estados, el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, el Instituto Mexicano del Seguro Social y universidades.

Asimismo, refirió que este perfil genómico permitirá que en los próximos cinco a 10 años se realicen sus primeras aplicaciones en aspectos concretos de salud y fármaco-genómica, es decir, en el tratamiento y prevención de padecimientos, como obesidad, diabetes, cardiopatías, enfermedades autoinmunes y los tipos de cáncer más comunes en la población nacional.

El experto indicó que en esta primera fase se darán a conocer 115 mil variaciones o marcadores genéticos -puntos donde los componentes del ADN o nucleótidos, como la adenina, la guanina, la citosina y la tiamina, se intercalan en las secuencias.

El genoma humano presenta una colección total de dichos nucleótidos, y en 2003, mediante el proyecto Genoma Humano, se logró secuenciarlo por completo. Éste cuenta con 3 mil millones de letras en un orden específico.

Así, "los marcadores son puntos en donde se cambia una letra por otra. Es como una falta de ortografía, y hay como 10 millones de sitios en donde pueden ocurrir", expuso Jiménez Sánchez. Explicó que todos los seres humanos compartimos entre 99.5 a 99.9 por ciento de la secuencia, pero ese 0.1 a 0.5 faltante significa millones de letras, cuyas combinaciones sugieren susceptibilidad o resistencia a enfermedades.

Apuntó que en la primera fase del estudio sólo se analizaron mestizos. La segunda fase, que también "está terminada, pero aún se encuentra en análisis", se prevé que sea dada a conocer durante el segundo semestre de este año, e incluirá 550 mil marcadores más. La tercera fase será concluida en un año y comprenderá 450 mil marcadores más.

En total, el proyecto del genoma de los mexicanos contará con un millón 150 mil marcadores. Se trata del mapa genómico de un país que ha incluido la mayor cantidad de individuos analizados, según el especialista.

Detalló que la primera fase incluyó a los estados de Sonora, Yucatán, Veracruz, Guerrero, Zacatecas y Guanajuato, entidades donde "comparamos la composición ancestral de la población y ahora podemos decir cuál es exactamente la parte europea, africana, asiática e indígena. Según la investigación, 65 por ciento del componente genético de los mexicanos es amerindio, y en el caso de Sonora, por ejemplo, 58 por ciento es europeo".

Riesgos de la información

Jiménez Sánchez informó que el Inmegen y el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán se encuentran trabajando de manera específica en la obesidad, enfermedad que "tiene componente genómico, por lo cual el objetivo es encontrar los marcadores que señalan el riesgo de padecerla, para después desarrollar nuevos blancos terapéuticos".

Aunque la finalidad de la investigación genómica es mejorar la intervención médica y farmacológica, existe una seria crítica en cuanto al uso que se puede dar a esa información, especialmente de las grandes farmacéuticas, las cuales podrían tener acceso a datos de los mapas genómicos que les aseguraría desarrollar medicinas con mayor éxito comercial.