El Universal
Transportistas de la capital neolonesa y de la zona carbonífera coahuilense demandaron el alto al incremento del precio de diesel y la suspensión temporal del IETU
Monterrey.- Las manifestaciones en contra del precio del diesel que llevaron a cabo unos mil transportistas en esta ciudad y en la zona carbonífera de Coahuila, se desarrollaron de manera pacífica y concluyeron sin ningún contratiempo.

En esta ciudad, unos 600 socios de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar) a bordo de sus unidades, realizaron un recorrido por más de una hora en las principales avenidas de esta ciudad para exigir además una suspensión temporal del IETU.

Las acciones formaron parte de la "Movilización Nacional por la Viabilidad del Autotransporte de Carga", realizadas hoy a nivel nacional por parte de diversas empresas del sector, señaló el delegado estatal de la Canacar, Gustavo González García.

Los transportistas iniciaron su recorrido por la avenida Morones Prieto para luego tomar la avenida Constitución y comenzar a dispersarse cuando la mayoría del convoy tomó la avenida Azteca hacia el norte, mientras que algunas unidades continuaron por el bulevar Miguel de la Madrid.

El convoy de transportistas fue escoltado por elementos de Tránsito de Monterrey, así como de Seguridad Pública del estado y la policía local, que resguardaron el recorrido para evitar incidentes y agilizar la vialidad en las calles de esta capital.

A su vez, en la zona carbonífera de Coahuila, más de 300 transportistas concluyeron su participación en la protesta nacional en contra del precio del diesel, para pedir la suspensión del IETU y la inseguridad que enfrenta el sector, sin reportarse incidentes.

En Piedras Negras, así como en Acuña y Nueva Rosita, se registró la mayor concentración de los transportistas que colocaron sus tractocamiones a lo largo de la carretera, cerca de los principales yacimientos de carbón de la zona, y en otros realizaron recorridos breves por las principales calles de la zona.

La manifestación se llevó a cabo de manera pacífica, con la participación de los transportistas de la zona carbonífera de la entidad integrada por Piedras Negras, Acuña, Sabinas, Múzquiz, San Juan de Sabinas, Allende, Morelos, Nava, Villa Unión, Zaragoza y Jiménez.