AGENCIAS
Roma, Italia.- El primer ministro italiano Silvio Berlusconi y su predecesor, Romano Prodi, testificarán en el proceso contra agentes de la CIA y de los servicios secretos de Italia acusados de secuestrar al imán egipcio, Abu Omar, anunció este miércoles un juez.
El magistrado Oscar Magi, del tribunal de Milán y quien encabeza el caso, dijo que Berlusconi y Prodi "son testigos admisibles y relevantes" y que "están llamados a testificar sobre la existencia del secreto de Estado y en relación a su aplicabilidad". El juez no dio mayores detalles sobre la fecha y modalidad en las que Berlusconi será escuchado.

Ésta es la primera ocasión en que un jefe de gobierno italiano testificará en un juicio sobre los casos de secuestro y traslado ilegal de acusados de terrorismo por parte de agentes de la Agencia Central de Inteligencia estadunidense (CIA).

En abril pasado los abogados de Niccola Pollari, ex director de los servicios secretos italianos y uno de los imputados, pidieron citar a Berlusconi y Prodi como testigos en relación al secreto de Estado que pesaría sobre la operación por la que Abu Omar fue secuestrado.

El imán egipcio anunció la víspera desde Egipto que demandará al Estado italiano por su secuestro, ocurrido en febrero de 2003, cuando el jefe de gobierno era Berlusconi.

El líder religioso ha argumentado que el entonces primer ministro estaba informado de su secuestro, ocurrido en las calles de Milán y efectuado por 26 agentes de la CIA con ayuda de siete miembros del los servicios secretos italianos.

Abu Omar fue trasladado en avión desde una base aérea estadunidense en territorio italiano a Egipto, donde dijo que fue torturado y encarcelado, aunque fue puesto en libertad recientemente.

Entre los acusados están Pollari, el ex director del contraespionaje Marco Mancini, y dos altos funcionarios del Sismi, los servicios secretos militares, Luciano Seno y Pio Pompa.
Los jueces italianos también han imputado al ex responsable de la CIA en Italia Jeff Castelli, y a su agente en Milán, Robert Seldon Lady.

Sobre los agentes de la CIA pende una orden de arresto, aunque el gobierno italiano no ha tramitado el pedido de extradición a Estados Unidos.