Ana Díaz Sesma / Vanguardia / Periodiquito
Si te asomas al patio de un kínder y observas con visión de águila, verás que niños y niñas juegan juntos. En la primaria, es más común ver grupitos de mujeres por aquí, y grupos de hombres por allá.
Conforme crecen, los niños dicen que las niñas son unas pesadas y ellas dicen que ellos son insoportables, ¿verdad? Pero lo que ni unos ni otros saben es que se están perdiendo la mitad del mundo, o sea, de disfrutar las ventajas de convivir con el sexo opuesto.

¿Tú eres de los que te puedes llevar con un compañero del sexo opuesto o mejor "pintas tu raya"? Si respondes el siguiente test, te vas a enterar. ¡En sus marcas, listos, fuera!

1. Los domingos se reúnen en casa de tus abuelos todos los primos. Se te ocurre formar un club al que pones por nombre "La Pandilla", para pasar aventuras con ellos y guardar secretos. Tú:

a) Convocas a primos y primas por igual y los invitas a formar parte de "La Pandilla", pues
piensas que con mujeres y hombres será más divertido.

b) Invitas primero a tus primos y entre todos ponen a votación si van a aceptar niñas. La mayoría dice que no. Aunque a ti te hubiera gustado que ellas también estuvieran en tu pandilla, te quedas callado, ¡qué tal si piensan que te gustan!

c) Sólo invitas a tus primos. En la entrada de la casa del árbol, sede de tu club, pones un letrero en donde dice que no se aceptan mujeres.


2. Es la kermés de tu escuela. Llevas toda la tarde reventando huevos rellenos con confeti en la cabeza de las niñas, pero llega la noche y ¡oh, oh! El patio se convierte en discoteca, ponen música y luces de colores. Tus pies empiezan a moverse solos y quieren estrenar pista. Te mueres por acercarte a tus compañeras de clase, que bailan en grupito. Tú:

a) Te acercas a ellas y de la forma más natural comienzas a bailar. Haces algunos pasos de baile que ya tenías entrenados frente al espejo para hacerlas reír.

b) Te empiezas a acercar a las bailarinas, pero en cuanto ves los ojos de burla de tus amigos, retrocedes. Prefieres quedarte con las ganas de bailar a que piensen que te gusta alguna.

c) Ni se te ocurre acercarte a ellas.


3. Varios de tus compañeros de clase se reúnen en tu casa para hacer un trabajo. Cuando terminan, les queda tiempo, antes de que vengan por ellos. Tú:

a) Propones que salgan todos al jardín. Ahí se organizan para jugar beisbol y se la pasan bomba todos juntos.

b) Tienes ganas de estar con todos, pero propones a tus amigos jugar luchas y que ellas sean el público. Por supuesto que las niñas salen a jugar aparte.

c) Invitas a tus amigos a jugar a tu cuarto. ¿Y a ellas? ¡Claro que no!


4. En tu casa, cada miembro de la familia tiene una obligación. Tú siempre ayudas a tu papá a arreglar el jardín y tus hermanas ayudan en los quehaceres de la casa. Pero hoy tu mamá te pide que laves los trastes. ¿Qué haces?

a) Los lavas sin reclamar ya que esuna labor que se necesita realizar.

b) Los lavas con mala cara, pues piensas que esa es una tarea de mujeres.

c) ¡Ni locooooo!, simplemente te niegas a hacerlo.

Acabaron las preguntas y estás a punto de conocer la verdad. ¿Listo?


RESPUESTAS

Si la mayoría de tus respuestas son "a", convives con niños y niñas con naturalidad y sabes que tu vida puede ser más divertida disfrutando también de la compañía de personas del sexo opuesto.

Si tus respuestas son casi todas "b", tienes ganas de convivir también con gente de otro sexo, pero te quedas a mitad del camino por lo que piensan los demás. Te falta un pequeño empujoncito para poder disfrutar de tus amigos y amigas por igual.

Si el marcador te da como resultado mayoritariamente "c", te estás perdiendo la mitad del mundo. Es como si sólo comes helados de chocolate y nunca de vainilla, sin comprender que la mezcla de estos dos sabores es una combinación deliciosa.

Las niñas y los niños son diferentes. Tienen distintas capacidades y formas de experimentar la vida, pero eso no quiere decir que los hombres sean más inteligentes que las mujeres, o al revés. Tampoco quiere decir que las niñas y los niños no se puedan juntar, ni tener intereses comunes.

Las mujeres y los hombres se complementan y cuando juntan sus habilidades, hacen equipos mucho más completos y divertidos.

Haz la prueba y verás que la vida es más interesante con la naranja completa, y no sólo con la mitad.

www.sermexico.org.mx