Notimex
México.- La sobriedad de la banda The Cure bastó para que los seguidores se entusiasmaran hasta el alboroto y celebraran cada uno de sus temas clásicos que interpretaron.
Un juego de luces y algunos visuales que aparecían en una pantalla gigante detrás del escenario, fue la producción que la banda manejó para el primero de los tres conciertos en esta capital.

El lugar que no lucía lleno para el inicio, se mostró después de las primeras canciones a su máxima capacidad, con alrededor de 18 mil fanáticos en la euforia total.

"Fascination Street", "Torture", "The Walk", "Lovesong", "Pictures of You" y "Maybe Someday" fueron algunos temas con los que la banda atrapó a sus seguidores en su regreso a tierra mexicana.

La mezcla era homogénea entre fans jóvenes y adultos que pasaban los 30 años de edad, estos últimos eran los más emocionados, ya que sólo bastaba los escasos movimientos del líder vocalista Robert Smith para conseguir las máximas ovaciones.

El frotman mencionó en lagunas ocasiones "gracias" en español y mantuvo una constante de poco diálogo con el público asistente.

Sin embargo, The Cure cumplió con creces su actuación, promediando casi tres horas de retrospectiva musical, así como dos encores, en el primero de los cuales destacó "Close to me".

Posteriormente se retiraron del escenario y después de algunos minutos regresaron para interpretar el clásico "Boys don't Cry", uno de los últimos temas con los que finalizaron su actuación.

Fue entonces cuando los integrantes posaron sobre el escenario para agradecer al público su asistencia, acto seguido, se bajaron del templete, las luces se encendieron, y se dio por terminado el concierto.