Tibio concierta ofrece en el Auditorio Nacional Foto Vanguardia-El Universal
Notimex
El cantautor tuvo como invitados a su hijo José Manuel y a su amigo Diego Verdaguer
México.- A pesar de ser uno de los grandes consentidos del público, el cantante y compositor Joan Sebastian no logró prender a la gente que se dio cita en el concierto que ofreció en el Auditorio Nacional, donde tuvo como invitados especiales a su hijo José Manuel Figueroa y al intérprete Diego Verdaguer.

Una noche complicada para el "Huracán del Sur", quien no consiguió llenar el "Coloso de Reforma", y por si fuera poco tampoco obtuvo las eufóricas muestras de cariño a las que está acostumbrado.

Después de dos años de su aparición en este recinto capitalino, el cantautor regresó para ofrecer un concierto muy diferente, en el que estuvo acompañado por una banda, y en el que él mismo parecía por momentos no hacer una conexión con su público.

Con una mezcla de temas nuevos y grandes éxitos, el llamado "Poeta del pueblo" se presentó en la primera de dos veladas que ofrecerá en este foro, donde no perdió la oportunidad de dar la bienvenida al público y agradecer el apoyo a su carrera.

Temas como "Me gusta", "Estos celos", "Alma rota", "Chaparrita cuerpo de uva", "Tatuajes" y "Amorcito mío", fueron dedicados por Joan Sebastian a las mujeres que asistieron a este recital.

Pero en esta ocasión, el cantautor dejó muy en claro que él no tiene la culpa de tener un corazón tan grande: "Yo no ando por el mundo promoviendo la infidelidad, y celebró que haya hombres fieles, pero sobre todo celebro la honestidad".

"No la voy a engañar", "Pegadito al corazón", "Llorar", "El cocinero", "Lobo domesticado" y "Más allá del Sol" también formaron parte de su repertorio en esta presentación, en la que los grandes temas esperados fueron "Y las mariposas" y "Secreto de amor".

Pero llegó el momento de invitar a subir al escenario a su hijo José Manuel Figueroa para interpretar juntos "El primer tonto", y minutos después tocó el turno a su gran amigo, el cantante de origen argentino Diego Verdaguer, quien se encontraba entre el público.

Al término de la canción, Verdaguer agradeció al cantante y reconoció que es un hombre generoso y un gran amigo.

En la recta final no podían quedar fuera temas como "Un idiota" y "Juliantla", con las cuales se despidió de este foro que después de dos años nuevamente le abrió sus puertas.