La Jornada
"Realmente lo que ha sucedido, para que tengan una imagen más viva, es como si hubiéramos recibido un gran tsunami del exterior, digamos es un shock, un fenómeno que viene del exterior que ha hecho que se pierda la confianza en el proceso de intermediación en el mundo y que eso nos ha venido a afectar", dijo Carstens
México, D.F..- De calificar la crisis económica de "catarrito", el secretario de Hacienda, Agustín Carstens, reconoció que alcanzó dimensiones de "un gran tsunami del exterior", un "shock", y no se sabe siquiera si las medidas que ha impulsado el gobierno mexicano para contrarrestar sus efectos vayan a ser suficientes o sean "lo que nos va a sacar del hoyo".

Al hablar ante estudiantes universitarios, el funcionario remató: "lamentablemente el choque externo que estamos recibiendo es tremendamente fuerte".

La transmisión de la crisis a la economía mexicana, dijo, se ha traducido en un desplome de las exportaciones al caer la demanda en el extranjero; descenso en los ingresos de divisas generadas por turismo, debido a la capacidad de pago de los viajeros internacionales y, entre otros, una considerable disminución de las remesas enviadas al país por los migrantes residentes en Estados Unidos.

"Realmente lo que ha sucedido, para que tengan una imagen más viva, es como si hubiéramos recibido un gran tsunami del exterior, digamos es un shock, un fenómeno que viene del exterior que ha hecho que se pierda la confianza en el proceso de intermediación en el mundo y que eso nos ha venido a afectar", dijo.

Se refirió a las 25 medidas adoptadas por el gobierno mexicano para enfrentar la crisis y planteó: "La pregunta es: ¿esto es suficiente? ¿Es esto lo que nos va a sacar del hoyo? La respuesta es que lamentablemente el choque externo que estamos recibiendo es tremendamente fuerte". Y remató: "Sin embargo -y es muy importante decirlo-, vamos a vivir algunos meses, quizá el resto del año 2009, en esta situación de dificultad".

Incorporar a la base de la pirámide, plantea Salinas Pliego

El empresario Ricardo Salinas Pliego propuso una serie de medidas para resolver la crisis, las cuales se basan en la experiencia de sus propias empresas.

Salinas destacó la necesidad, primero, de romper esquemas. "El primer cambio que hay que hacer es incorporar a la economía global a los 5 mil millones de personas en el mundo que integran la base de la pirámide de distribución del ingreso, ofreciéndoles oportunidades para mejorar su nivel de vida", definió.

Para ello consideró indispensable romper el actual modelo que sólo incorpora a mil millones de personas en dicha economía.

Ese fue el eje de su participación en la conferencia magistral Mi visión: la base de la pirámide al rescate de la economía global, convocada por el ITAM.