Jesús Jiménez Alvarez
Aproximadamente 20 millones de dólares en carbón acumulado en inventario suma ya la Minera Carbonífera Río Escondido (Micare) por los dos meses que la CFE lleva sin comprarles mineral, debido a que la carboeléctrica Carbón II es sometida a un proceso extraordinario de mantenimiento.
La cantidad es sumamente considerable si se toma en cuenta que Micare no ha parado su proceso de producción, y tampoco ha trasladado ningún efecto a sus trabajadores que siguen laborando de manera normal y recibiendo sus percepciones puntualmente, pese a que la empresa no ha registrado entradas económicas durante todo ese periodo.

Entrevistado por la sección DINERO, Abel Ayala, director administrativo de Micare y presidente de la Canacintra Piedras Negras, explicó que atraviesan una situación coyuntural porque la CFE ha reducido considerablemente el consumo de carbón".

Dijo que lo ideal sería que la paraestatal absorbiera la cantidad de carbón en sus propios inventarios, pero que desafortunadamente también tiene suficiente producto acumulado.

"Se espera que en mayo reactive las compras, aunque es más seguro que sea hasta junio cuando se regularice la situación", comentó.

Dijo que actualmente negocian con la CFE la manera de recuperar las transacciones de compraventa que se han detenido, y que eso podría ser con entregas adicionales en el segundo semestre, para poder concluir 2008 con la situación totalmente regularizada.

Prueba casi superada

"Lo más difícil ya pasó, por la contingencia que enfrentó la CFE, pero sí fue una etapa crítica para todos los pequeños y medianos productores de carbón", dijo a la sección DINERO el empresario minero José Luis Guadiana Tijerina.

"Actuamos con responsabilidad social, porque si nosotros hubiéramos recortado personal o dejado de operar, hubiéramos causado un grave problema social a toda la Región Carbonífera", agregó a la par de anfatizar que tuvieron que hacer un gran esfuerzo para continuar con la operación sin llegar a recortar personal.