El Universal
La medida de congelar la tarjeta es "prudente"; y la línea de crédito no se libera hasta que los clientes no se pongan al corriente.
Ciudad de México.- En el país hay cerca de un millón y medio de tarjetas de crédito congeladas, es decir, los usuarios no pueden utilizalas porque tienen problemas de pago, afirmó Luis Fabre, vicepresidente de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

Mencionó que las instituciones, una vez que el cliente cae en cartera vencida, bloquean los plásticos para evitar un mayor endeudamiento.

En conferencia de prensa, el funcionario detalló que en los últimos dos años se observa una caída importante en la colocación de tarjetas.

En 2006, la colocación llegó a 15 mil 700 plásticos al día, en 2007 alcanzaron 11 mil 900 y en 2008, sumaron 4 mil 800, esta cifra se compara con los niveles de 2002.

La medida de congelar la tarjeta es "prudente"; y la línea de crédito no se libera hasta que los clientes no se pongan al corriente.

Luis Fabre reconoció que la reducción en aprobación de plásticos se debe a que el entorno económico actual es complicado y hay una mayor prudencia de los intermediarios.

Por su parte, Marco Carrera, director de estudios de mercado de la Condusef, dio a conocer una evaluación de los centros de atención y servicio de los bancos.

En ésta se concluyó que las instituciones que tienen la mayor participación de mercado en tarjetas de crédito y débito no son los más eficientes.