LA JORNADA
Guadalajara, Jalisco.- Los precios sin precedente alcanzados en los recientes días por los crudos marcadores internacionales son una mala noticia para la economía global porque desalientan la actividad productiva internacional, pero para México tiene un efecto mixto, consideró el director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), Jesús Reyes Heroles González Garza.
Entrevistado en el contexto del primer Congreso Internacional de Biocombustibles, precisó que en el caso de México, por ser un país exportador de hidrocarburos, estos altos precios representan una situación mixta, porque significan más ingresos para las finanzas públicas y para la propia paraestatal.

Sin embargo, aclaró que esta es una situación no deseable para la economía mundial y para México tiene efectos alternos. Por un lado, dijo, nos representa más ingresos pero también significan más gastos.

Señaló que se dificulta el acceso a equipos de exploración y explotación porque se incrementan sus precios de adquisición y de alquiler afectando la actividad de las principales empresas petroleras.

"Estuve hace dos días en Houston (Texas) en unas reuniones y estas son las principales preocupaciones de las empresas petroleras internacionales", mencionó el directivo de Pemex.

En víspera de su comparecencia en la Cámara de Senadores este jueves, el funcionario aseveró: "Son precios realmente muy altos que poco a poco se van filtrando en las economías, desalientan la actividad económica, la gente le tiene que dedicar más de su bolsillo a pagar por los mismos combustibles en volumen que antes estaba comprando".

Explicó Reyes Heroles que hay una preocupación global porque estos precios no se sigan traduciendo en aumentos de los precios de los equipos que utilizan las empresas petroleras.

"Aumentos en los precios de los hidrocarburos, sobre todo del crudo, inmediatamente se traduce en el incremento de los precios de los equipos, eso nulifica la capacidad de las empresa petroleras para tener más recursos, poder invertir más para poder producir más".

Consideró que el precio de la mezcla mexicana de exportación está atravesando por una especie de "joroba", pero se regresará el próximo año a un precio promedio parecido a los 85 dólares por barril, es decir, unos 25 dólares menos de la cotización de la mezcla mexicana de petróleo de este día de 103.12 dólares por barril.