Notimex
Buenos Aires.- El cantante argentino Sandro está en pleno proceso de recuperación del complejo trasplante cardiopulmonar al que se sometió el viernes pasado y se encuentra de muy buen humor, informaron hoy sus médicos.

Al ofrecer a la prensa el reporte diario sobre el estado de salud de uno de los artistas más queridos de Argentina, los cardiólogos Sergio Perrone y Claudio Burgos se mostraron optimistas y recordaron que el escenario era por completo opuesto hace sólo una semana.
Buenos Aires.- El cantante argentino Sandro está en pleno proceso de recuperación del complejo trasplante cardiopulmonar al que se sometió el viernes pasado y se encuentra de muy buen humor, informaron hoy sus médicos.

Al ofrecer a la prensa el reporte diario sobre el estado de salud de uno de los artistas más queridos de Argentina, los cardiólogos Sergio Perrone y Claudio Burgos se mostraron optimistas y recordaron que el escenario era por completo opuesto hace sólo una semana.

"El donante fue óptimo, hay que destacar la actitud que tuvo la familia al donar los órganos, sin eso, esto no se hubiera logrado, Sandro estaba en una etapa terminal", explicó Perrone, médico personal del cantante desde hace 15 años.

Roberto Sánchez, verdadero nombre del artista, fue trasplantado con el corazón y pulmones de un joven de 22 años que se adaptaron por completo a su organismo.

Perrone contó que otro factor que ayuda a la recuperación es que el paciente está lúcido, escribe para pedir cosas y se muestra "de muy buen ánimo, coopera mucho más de lo que esperábamos, esta mañana incluso hacía chistes".

Burgos, en tanto, precisó que a más tardar el viernes próximo podrían retirarle la asistencia respiratoria a Sandro, aunque deberá permanecer internado por lo menos durante un mes.

El cantante fue uno de los fundadores del rock en español y en sus épocas doradas se le consideró como "El Elvis" de América por el furor que despertó entre miles de mujeres que nunca lo abandonaron y que hasta ahora son sus fieles admiradoras.

A lo largo de una carrera que comenzó a fines de los años 50, el artista grabó 52 álbumes que vendieron ocho millones de copias y dejó clásicos como "Rosa, rosa", "Dame Fuego" y "Este es mi amigo el puma".