Stephanía Cardoso/El Guardián
Saltillo, Coah.- José de Jesús Jiménez Blanco, de 29 años, quien realizaba trabajos de mantenimiento para el Municipio, jamás imaginó que un mal paso le iba a cortar la existencia y justo cuando se encontraba laborando.
Todo ocurrió el lunes por la mañana, cuando José de Jesús salió de su casa ubicada en Isidro Lombardi, 129, en la colonia San José de los Damnificados, en donde se despidió de su esposa Jessica Rodríguez y de sus tres hijos de 8, 6 y 3 años.

Sabía que le esperaba una larga jornada laboral, pero eso no importaba, tenía que llevar el sustento de su casa y exponer su vida por el amor a su familia, así que decidido a "partirse el lomo" enfiló rumbo a la chamba.

Alrededor de las 8:00 horas, junto con sus compañeros de oficio arribó a su cita con la muerte, en el blvr. Fundadores, en donde daría mantenimiento en las áreas verdes.

A CHAMBEAR

Luego de escuchar indicaciones, y sin saber que sus días estaban contados, tomó las herramientas y empezó a jalar como Dios manda, haciendo "la talacha" lo mejor que podía y echando "chorcha" con sus compañeros para que el trabajo no se hiciera pesado.

Así transcurrieron dos horas, trabajando bajo los fuertes rayos del sol y alrededor de las 10:30 horas, presuntamente decidieron parar un rato para tomar agua y seguir trabajando.

A esa hora, el tráfico no era pesado, pocos carros circulaban por el bulevar Fundadores, así que entre risas y con herramientas en la mano, los trabajadores intentaron cruzarlo.


Cuando se encontraban en medio de la arteria, presuntamente Jiménez Blanco resbaló y cayó al pavimento, con las fuerzas de su juventud se levantó rápidamente, pero en ese momento una camioneta pasó por el lugar y aunque su conductora frenó, las viejas llantas derraparon y arrolló al hombre.

Sus compañeros de inmediato corrieron para auxiliarlo, en tanto que Rosa Arellano Zavala, la mujer que conducía el vehículo GMC, placas EN 43729, bajó para ver la salud del herido.

Mientras el empleado convalecía en el suelo rodeado de sus compañeros en turno, testigos llamaron al 066 para que enviara una ambulancia y hasta el sitio arribaron paramédicos de la Cruz Roja.

Luego de revisarlo, en un abrir y cerrar de ojos lo trasladaron al Hospital Universitario en donde quedó internado.

Mientras tanto, la mujer que lo arrolló afirmaba que había frenado, pero desgraciadamente lo impactó y mandó al hospital.

Ese día por la tarde, médicos de dicho nosocomio afirmaron que la salud del empleado era de pronóstico reservado y que le daban muy pocas posibilidades de vida.

FALLECE

Familiares del hombre arribaron hasta el nosocomio en donde lo acompañaron, lamentablemente ayer, alrededor de las 13:40 horas, perdió la batalla contra la muerte.

En los primeros informes, Rafael Martínez de la Rosa, agente del Ministerio Público, dio a conocer que el trabajador falleció al sufrir un shock hipovolémico a causa de las lesiones que sufrió, al parecer un traumatismo craneal severo.

Al saber de su fallecimiento familiares que lo acompañaban estallaron en llanto, mientras personal médico daba aviso a las autoridades ministeriales para que se presentaran en el lugar.

Luego Martínez de la Rosa ordenó el traslado del cuerpo al Semefo en donde se le realizaría la necropsia de ley, luego entregarían el cuerpo a los deudos para que le dieran cristiana sepultura.