Notimex
Tigres de la UANL y Monterrey se enfrascaron en un duelo cerrado que no tuvo ganador y que terminó con empate 0-0, en la edición 88 del "clásico norteño", correspondiente a la fecha 13 del Torneo Clausura 2009 del futbol mexicano.
Monterrey.- Con este resultado, Tigres llegó a 12 unidades en el Grupo Tres, mientras que Monterrey sumó 20 puntos en el primer sector, en duelo disputado en el estadio Universitario.

El futbol es un espectáculo, al menos así lo ven muchas personas, para otras es una "guerra", principalmente si en la cancha están dos equipos de un mismo estado, y más aún si uno es Tigres de la UANL y el otro Rayados de Monterrey.

La situación en este tipo de enfrentamientos que divide a millones de personas es que no se vale perder, lo que deriva en un duelo cerrado, con poco talento, pero mucha fuerza y escasas opciones de gol.

Los primeros minutos parecían ser un bello presagio, con un ritmo intenso, principalmente del lado "felino" que salió decidido a "comerse" a su rival que sufrió para alejar el balón de su área y que tardó en poder equilibrar las acciones.

Su mejor toque de balón y traslado le dio a los pupilos de Víctor Manuel Vucetich un equilibrio importante en las acciones, sin poder plasmar su poderío ofensivo, debido principalmente a la ausencia del chileno Humberto Suazo.

Tigres tampoco fue peligroso cuando tuvo el esférico, el argentino Lucas Lobos estuvo bien marcado y no pudo conectarse con Francisco Fonseca, quien desde la fecha tres no iniciaba como titular un partido, ni con Mauricio Romero.

El cero de la pizarra pudo haber desaparecido al minuto 37 en una pared que Jesús Arellano le regresó a Aldo de Nigris, quien sólo empujó el esférico al fondo de las redes, sin embargo, el cuerpo arbitral señaló una posición adelantada cuestionable.

Las mejores jugadas del partido estuvieron del lado "rayado", sin embargo, fueron incapaces de aprovecharlas, principalmente a malas decisiones tomadas en el momento que más calma debe existir.

La primera de ellas al minuto 58 en un excelente pase del paraguayo Osvaldo Martínez para Arellano, quien perdió tiempo al momento de recibir el esférico, lo que aprovechó Oscar Pérez para achicar y tapar el remate, para así evitar la caída de su marco.

El joven Jesús Zavala tuvo en sus pies el tanto del triunfo, sin embargo, con todo para definir de frente al marco mandó su disparo a un lado del poste izquierdo, luego de un excelente centro del argentino José María Basanta, al minuto 71.

Cuatro minutos después, Tigres estuvo cerca de llevarse la edición 88 del clásico regiomontano en un disparo del "Kikín" Fonseca que Basanta alcanzó a desviar para que el balón reventara el travesaño, ante la mirada de Oscar Pérez.

En tiempo de compensación, Alonso Sandoval pudo llenarse de "gloria", sin embargo, de manera increíble dentro del área mandó su disparo por encima del travesaño para así ahogar el grito de gol que nunca llegó a este partido que inició tal y como empezó, sin goles en la pizarra.

El arbitraje estuvo a cargo de Armando Archundia, quien tuvo una actuación aceptable. Amonestó a Antonio Sancho (46) y al paraguayo Ariel Bogado (87) por los de casa. Diego Ordaz (20) y Gerardo Galindo (88) vio cartón preventivo por los visitantes.

Alineaciones:

Tigres.- Oscar Pérez, José Antonio Castro, Pedro Benítez, Hugo Sánchez Guerrero, José Rivas, Antonio Sancho, Jesús Molina (Mario Ruiz, 84), Manuel Viniegra, Francisco Fonseca (Ariel Bogado, 82), Lucas Lobos y Mauricio Romero (Francisco Acuña, 60). DT José Pekerman (ARG).

Monterrey.- Christian Martínez, Diego Martínez, José María Basanta, Diego Ordaz, Walter Ayoví, Gerardo Galindo, Jesús Zavala, Jesús Arellano (Alonso Sandoval, 66), Luis Pérez, Osvaldo Martínez (Juan Carlos Medina, 83) y Aldo de Nigris. DT Víctor Manuel Vucetich.