Jesús Jiménez Alvarez
"Si el conflicto durara 5 ó 6 semanas, la división de autopartes sería la primera en resentirlo": Angel Antonio Sánchez Jiménez
La huelga que afecta a todas las operaciones de General Motors en Estados Unidos no
tendrá repercusión en las plantas que conforman el complejo Ramos Arizpe, informó a la sección DINERO el vocero oficial de la empresa en México, Angel Antonio Sánchez Jiménez.

"No nos está repercutiendo en ninguna de las plantas que tenemos en México -Ramos Arizpe, Toluca y Silao-, las cuales trabajan en estos momentos normalmente y sin novedad, y desde donde seguimos abasteciendo al mercado local y a Estados Unidos", explicó.

En caso de que la huelga llegará a prolongarse, de aquí se podría exportar la Saturn Vue 2008 directamente a Europa, porque actualmente Ramos Arizpe fabrica las unidades de ese tipo para el mercado de Estados Unidos y Canadá, pues normalmente la producción que va al Viejo Continente sale de una de las fábricas que hoy se encuentran en paro.

Afectación

Donde la huelga podría impactar en caso de que se extienda más de un mes, sería en los distribuidores GM por las unidades que se importan como son la Tahoe, TrailBlaizer, GMC Acadia, Equinox y Torrent, así como los Pontiac G5 y G6, explicó el vocero.

"En este momento contamos con producto e inventario suficiente para vender, pero si la huelga se va más allá, entonces sí repercutiría en el abasto de alguno de los vehículos, tomando en cuenta que los transportistas de Estados Unidos se sumaron al paro, y declararon que no van a desplazar un solo vehículo de GM hasta que se resuelva la huelga, como una medida de apoyo al sindicato" describió.

Trabajadores

En lo que se refiere a la cuestión laboral, el vocero de GM confirmó que no existe aquí ninguna relación o injerencia que pudiera manifestarse en acciones de apoyo o respaldo a los trabajadores en paro, asegurando que existe más interacción entre los organismos sindicales de Estados Unidos y Canadá.

Dudas

Otra fuente que prefirió el anonimato dijo que si el conflicto laboral dura 5 ó 6 semanas, la división de autopartes sería la primera en resentirlo.

Precisó que por la parte de vehículos se observaría una escasez de los modelos Equinox y Torrent, que se producen en Estados Unidos. Si esto sucede, agregó, se tomarán las medidas necesarias para que el impacto no sea tan fuerte.

Afortunadamente, indicó, no todo los vehículos y autopartes que se importan provienen de Estados Unidos, también se importan de Brasil, Canadá y Europa.

La huelga iniciada ayer por el UAW afecta a 80 plantas de General Motors en 30 de los 50 estados de la Unión Americana e implica el cese de labores de alrededor de 73 mil trabajadores afiliados al sindicato.

La empresa mexicana SanLuis Corporacion, prevé que la prolongación de la huelga repercuta en la cadena de los planes de entrega en sus plantas. Además, explica en un comunicado enviado a la Bolsa Mexicanade Valores, que continúan embarcando productos a las plantas de General Motors que no se han visto afectadas por la huelga o a ciertos clientes intermediarios.

La controversia que provocó la huelga tras 10 días de negociaciones ininterrumpidas entre ambas partes tiene que ver con la intención del mayor fabricante a nivel mundial de transferir sus obligaciones con 460,000 de sus jubilados y sus familias a un fondo independiente, que le permitiría suprimir 50,000 millones de dólares de su balance.

General Motors justifica su intención al destacar que esa acción le permitiría reducir la diferencia de competitividad con sus rivales japoneses, entre ellos Toyota que logró desbancarlo del liderazgo en ventas mundiales durante el primer semestre del año, que sólo deben financiar las pensiones de un millar de sus jubilados

General Motors tiene más de 70 años de operar en México, donde ha sido líder del mercado nacional durante los últimos 11 años.

La compañía emplea alrededor de 12,000 personas de manera directa. Cuenta con instalaciones en Toluca, Estado de México; Silao, Guanajuato; Ramos Arizpe, Coahuila; Cupuán, Michoacán; San Luis Potosí, y oficinas corporativas en la Ciudad de México. Comercializa productos de las marcas Chevrolet, Pontiac, GMC, Cadillac, Saab y HUMMER.

De acuerdo con cifras de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), General Motors colocó en agosto de este año 17,364 unidades en el mercado nacional, cifra 12% menor a la registrada en el mismo mes de 2006 (19,728 vehículos).

En el acumulado de ocho meses de 2007, la empresa comercializó en el mercado nacional 145,556 unidades, 5.8% menor a la obtenida en el mismo lapsode 2006 (154,583 vehículos).

Pese a la caída en sus ventas, General Motors mantiene el primer lugar en este rubro (por volumen), con una participación de mercado en agosto de este año de 18.6% y de 20.1% en los primeros ocho meses del año.