Antonio Santos / Vanguardia
Saltillo, Coah.- Trascendió por su nobleza y bravura, pero nunca imaginó su criador que pasaría a la historia además como el primer toro clonado.
"Zalamero", de la ganadería del desaparecido torero regiomontano Manolo Martínez, será el primer ejemplar bravo que se intentará clonar en toda la historia de la tauromaquia y la ciencia de la genética.

Esto lo hará un grupo de veterinarios canadiense, quienes desde ayer se han llevado a su país muestras de sangre, tejido, músculos, cartílagos y otras muestras del reconocido ejemplar, ahora propiedad del ganadero José Manuel Fernández, dueño de la dehesa de "El Rocío".

El proceso, que puede resultar histórico para la ganadería brava en el mundo, será realizado por un laboratorio canadiense y se pretende que en un mes puedan conseguirse diez embriones para ser implantados en vacas de la ganadería de "El Rocío", y tras su gestación esperar el nacimiento de uno o varios productos.

"Zalamero" fue indultado el 27 de noviembre de 1994 en la Plaza México por el diestro Manolo Mejía.

José Córdoba, hijo del matador Jesús Córdoba, uno de los decanos mexicanos y quien tomó la alternativa en 1948, curiosamente con otro toro de nombre "Zalamero", se encargó de tomar las biopsias, lo que duró dos horas.

"Somos miembros de una empresa que tiene la patente de la oveja Dolly y hemos decidido abordar este mercado y va a ser el primer toro, de hecho el primer animal que se va a clonar en México", apuntó Córdoba a los medios de comunicación.