El fabricante de computadoras estadounidense Dell padeció también en el tercer trimestre la crisis económica y los errores internos, por lo que el negocio de los texanos se encuentra estancado, a diferencia de numerosos competidores que pudieron recuperarse rápidamente.<br>Foto: Especial
El fabricante de computadoras estadounidense Dell padeció también en el tercer trimestre la crisis económica y los errores internos, por lo que el negocio de los texanos se encuentra estancado, a diferencia de numerosos competidores que pudieron recuperarse rápidamente.
Por eso, las expectativas de Dell se centran ahora en el importante negocio navideño. "Vemos una mejora en la demanda de IT", declaró hoy el jefe y fundador de la compañía, Michael Dell, desde la sede de Round Rock tras el cierre bursátil.

Las ganancias se desplomaron en comparación con el mismo lapso del año anterior en más de un 50 por ciento, a 337 millones de dólares, en gran parte debido a los costos de la reestructuración en curso.

En tanto, el volumen de facturación cayó en el tercer trimestre un 15 por ciento en relación al año anterior, al quedar en 12.900 millones de dólares.

Los analistas manifestaron su decepción, y la acción cayó en el negocio postbursátil alrededor de un seis por ciento.