El nuevo hogar de Madoff, de 71 años, es un centro penitenciario de seguridad media en el que hay 3.400 reclusos, entre los que destacan, según el canal televisivo, presos tan conocidos como el clérigo Omar Abdel Rahman, responsable de los atentados terroristas contra el World Trade Center de Nueva York en 1993.
Nueva York, EU.- El financiero Bernard Madoff, condenado a 150 años de cárcel por montar una de las mayores estafas financieras de la historia, fue llevado desde Nueva York a una prisión en el estado de Carolina del Norte, según la cadena CNBC.

Madoff fue trasladado a la prisión de Butner (Carolina del Norte) por las autoridades penitenciarias estadounidenses y abandonó así el Centro Correccional Metropolitano de Manhattan, donde ingresó el pasado 12 de marzo tras declararse culpable de los delitos que se le acusaban tres meses después de que sus hijos lo denunciaran.

El nuevo hogar de Madoff, de 71 años, es un centro penitenciario de seguridad media en el que hay 3.400 reclusos, entre los que destacan, según el canal televisivo, presos tan conocidos como el clérigo Omar Abdel Rahman, responsable de los atentados terroristas contra el World Trade Center de Nueva York en 1993.

Entre esas mismas rejas está el fundador del operador de cable Adelphia Communications, John Rigas, que cumple condena por un fraude multimillonario que provocó la quiebra de esa empresa; el espía israelí Jonathan Pollard, el mafioso Carmine Persico, jefe de la familia Colombo, y Russell Weston, acusado de matar a dos policías en un tiroteo en el Capitolio de Estados Unidos en 1998.

La prisión de Butner figura en la lista de "las diez prisiones más cómodas" del país, según uno de los famosos ránkings elaborados por Forbes, que destacó que la calidad de las instalaciones sanitarias que contiene el penal la hace ideal para los reclusos con problemas de salud.

Madoff fue condenado a 150 años de prisión el pasado 29 de junio, cuando el juez federal Denny Chin le impuso la pena máxima por los once delitos que se le imputaron como consecuencia de idear y mantener durante dos décadas una estafa millonaria que afectó a miles de personas.

El abogado de Madoff, Ira Sorkin, había pedido que el estafador fuera trasladado a un penitenciario ubicado en el noreste de Estados Unidos, zona en la que se ubica Nueva York, donde vivía el financiero, una petición que no fue atendida ya que el centro de Butner está en la costa sureste atlántica.

Los delitos cometidos por Madoff salieron a la luz el pasado 10 de diciembre cuando el financiero confesó a sus hijos que su negocio consistía en realidad en una fraudulenta estructura piramidal (esquema Ponzi), por la que iba pagando los intereses que prometía con el dinero que le llegaba de nuevos clientes, sin necesidad de invertir en nada.

Les dijo que, incapaz de mantener esa estructura por más tiempo, estaba en bancarrota y había perdido 50.000 millones de dólares, una cantidad que, supuestamente equivale al dinero invertido por sus clientes más los intereses conseguidos que resultaron ser ficticios.

Madoff estafó a multitud de clientes, desde conocidas personalidades públicas hasta organizaciones benéficas, pasando con especial incidencia por la sociedad judía estadounidense y entidades de reputación internacional, quienes, en conjunto, perdieron cerca de 13.000 millones de dólares, según los polémicos cálculos del fideicomiso del caso, Irving Picard.