Agencias
Teniendo a Giovani dos Santos como punta de lanza, la selección espera no tener problemas con los panameños
PUEBLA.- Hoy será el tan esperado debut de Giovani dos Santos con la Selección Mexicana de futbol cuando enfrente a Panamá, en un partido amistoso en el estadio Cuauhtémoc.

"Giovani jugará", aseguró Hugo Sánchez, siendo el primer jugador que confirmó en la alineación titular para este encuentro.

Por su parte el joven delantero mantiene los pies en la tierra a pesar de ser la atracción principal de la escuadra nacional, dejando muy atrás a Nery Castillo.

"No me gusta describirme como un fuera de serie", explica el delantero del Barcelona, a quien se le han juntado los debuts en el máximo nivel al que puede llevar su futbol. Hace una semana se presentó en la Liga española con los blaugranas y esta tarde lo hará con el Tricolor ante la mirada de millones de aficionados que lo persiguen como solamente lo hacen con los ídolos.

"Trato de mantenerme al margen de eso. No estar metido en la prensa, en la tele y los periódicos. Quizá se diga que soy el jugador de moda, pero repito, me trato de mantener al margen de eso".

Giovani se concentra en lo que viene para él y sus compañeros con la Selección Nacional. El partido contra Panamá, además de su presentación dice, es el primero de un largo camino que desea culminar con "la medalla de oro" de los juegos Olímpicos de Beijing el próximo año. "Hay un gran equipo para ello, pero primero la clasificación", advierte.

La única preocupación de Hugo para el duelo ante los canaleros es "que la cancha mañana no esté tan pesada con eso de las lluvias, porque estaba un poco pesada, pero habrá que adaptarnos, así nos hemos encontrado algunas canchas en todos lados y habrá que adaptarnos al estado del terreno".

Hacen su fiesta
La expectación por ver a los jugadores se transformó en largas filas para entrar al estadio Cuauhtémoc. Los consentidos de la gente se repartieron las ovaciones: Giovani dos Santos, Nery Castillo, Guillermo Ochoa, Andrés Guardado y el técnico Hugo Sánchez.

Ellos respondieron con saludos para todos lados. Con las palmas de las manos de cara al cielo, agitaban fuerte los brazos, sonreían. Posaban para las fotografías sin preocupación alguna.

"Una por acá... Guardado... Nery.... Gío", llamaban a todos en busca de respuesta. Los futbolistas se dejaron consentir y sonreían.

Al saltar a la cancha, los aplausos fueron ensordecedores. Cerca de 25 mil almas se unieron en un grito de alegría e ilusión. Tenían de frente a sus ídolos, muchos de ellos no rebasan los 20 años de edad, pero ya mueven multitudes. Hugo reunió a los jugadores en el centro del campo. Les dio las últimas indicaciones. La práctica, nada fuera de lo común, fue el pretexto para "ese contacto con la gente es para hacerle ver que es su selección y tengan cercanía con sus ídolos", dijo Hugo.