Notimex
Un alto funcionario militar de Estados Unidos reconoció que fuerzas estadunidenses realizaron una incursión terrestre en Pakistán, en el primer ataque extranjero que se conoce en el país contra presuntos refugios del Talibán, informó el diario Dawn.
De acuerdo con el rotativo paquistaní, el gobierno de Pakistán condenó la incursión, que la vispera causó la muerte de por lo menos 20 personas.

El funcionario, quien accedió a declarar con la condición de permanecer en anonimato, dijo que el ataque ocurrió la víspera en la región noroeste del país, aproximadamente a kilómetro y medio de la frontera con Afganistán, sin dar otros detalles.

Hasta ahora no está claro si algún líder rebelde murió o fue capturado en la incursión, que ocurrió en uno de los bastiones de milicianos islamistas que abundan en la región fronteriza considerada como un probable lugar de escondite de Osama Bin Laden y el número dos de Al Qaeda, Ayman al Zawahri.

Funcionarios paquistaníes confirmaron que han manifestado protestas ante el gobierno de Estados Unidos por la operación del miércoles.

El Ministerio del Exterior consideró el ataque 'una violación flagrante del territorio paquistaní' y dijo que esto podría 'minar la base misma de la cooperación y alimentar el fuego del odio y la violencia que estamos tratando de extinguir'.

Funcionarios militares y civiles estadunidenses declinaron responder a las quejas de Pakistán. Pero un funcionario, un experto en Asia meridional que habló bajo condición de anonimato, dijo que el blanco de cualquier incursión como la reportada tuvo que ser extremadamente importante para arriesgarse a una reacción adversa de Pakistán.

'Uno tiene que considerar que algo como esto es una oportunidad más o menos única por la que tendremos que pagar un precio en términos de la cooperación paquistaní', dijo el funcionario, citado por el diario.

Comandantes estadunidenses se han quejado públicamente de que Pakistán está aplicando muy poca presión a los grupos de milicianos a los que se atribuye la creciente violencia en el vecino Afganistán.

El general Athar Abbas, portavoz del ejército paquistaní, dijo que el ataque fue la primera incursión en territorio de Pakistán por las fuerzas extranjeras que depusieron al régimen del Talibán en Afganistán.

Dijo que el ataque podría minar los esfuerzos de Pakistán por aislar a los milicianos y amenazar las líneas de suministro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), que serpentean desde Karachi a través de la región tribal hacia Afganistán.

Citando a testigos y reportes de inteligencia, Abbas dijo que las tropas extranjeras llegaron en al menos un helicóptero CH-47, y que irrumpieron en varias casas, disparando contra quienes se encontraban en el lugar.

Washington ha acusado a elementos disidentes del servicio de inteligencia de Pakistán de filtrar información importante a los milicianos.

Funcionarios estadunidenses dicen que la destrucción de santuarios de los milicianos en las regiones tribales de Pakistán es crucial para derrotar a los rebeldes del Talibán en Afganistán, cuya insurrección se ha fortalecido desde el derrocamiento del movimiento.