Milenio
Mientras los ejidos anhelan que el estadio les lleve bienestar, sectores residenciales lamentan perder su tranquilidad
Mientras el ritmo de trabajo, preparativos y últimos detalles de la gran inauguración del Territorio Santos Modelo se desarrolla con gran intensidad dentro y fuera del estadio, así como en los grandes hoteles, en el aeropuerto o en oficinas de empresarios; las comunidades rurales cercanas a este complejo y los fraccionamientos residenciales, también viven esta fiesta, aunque sus puntos de vista no son los mismos.

El poblado más cercano es el Ejido Paso del Aguila, ubicado a solo un kilómetro y desde donde se puede ver y oír todo lo que ocurre en el TSM.

En el ejido hay más actividad que de costumbre, y un grupo de amas de casa, entre ellas Juana Pérez Torres, se muestran entusiastas con la cercanía del estadio.

"Fue mucho el trabajo que se dio a varios empleados, se los agradecemos y estamos muy orgullosos de nuestro estadio.

Lo tenemos muy cerquita y queremos que en poco tiempo este no sea solo ejido, sino colonia".

El orgullo de estos habitantes es también porque el terreno donde se construye el TSM, aseguran los vecinos, era parte del Ejido Paso del Aguila. Esta fue la razón por que cinco ejidatarios recibieron como regalo de los organizadores, un boleto a la inauguración.

Ana Rosa Esparza, al ser madre de varios niños y ser imposible comprar un solo boleto, pero ya tiene un plan para no perderse este evento.

"Vamos a juntarnos mis cuñadas y yo, y vamos a ver que podemos ver desde afuera, porque entrar adentro, no se va a poder".

Estas familias solo deben caminar unos pasos para ver el complejo, y seguir anhelando que su presencia les pueda traer los servicios y desarrollo que tanto necesitan.

Por lo pronto agradecen las pruebas de luz y sonido que ven y oyen con claridad, y saben que disfrutarán de esta fiesta desde sus hogares.

Antes de despedirse, madres, niños y hasta un perro criollo con su playera del equipo Santos Laguna bailan y cantan una porra para su equipo favorito.

Cruzando la carretera San Pedro-Torreón la pequeña y humilde primaria Ricardo Flores Magon tiene quizá la mejor vista por fuera del estadio. Su director reconoce que los niños han vivido el proceso de construcción y los del turno vespertino tendrán la posibilidad de escuchar y ver un poco de esta fiesta.

Uno de los fraccionamientos más cercanos es Residencial Senderos, donde las opiniones de los vecinos son divididas. El señor Gabriel Núñez Ramos, como fiel aficionado no oculta su felicidad, pero por otro lado comparte la postura de su esposa en torno a que la tranquilidad de su sector, puede verse afectada.

"Va a haber mucho ruido mucho tráfico y eso es lo que nos va a afectar, pero esperemos que la presidencia municipal traten de resolver esto".

De momento, los vecinos de Residencial Senderos han recibido un gafette de identificación para ingresar a su colonia.