Irán.- El ministro turco de Relaciones Exteriores, Ali Babacan, recordó el domingo durante una visita a Irán que Ankara mantiene abierta la opción militar contra los rebeldes kurdos en el norte de Irak, a pesar de no haber obtenido el apoyo de Teherán.
"Disponemos de diferentes instrumentos. Podemos utilizar la vía diplomática o recurrir a la fuerza militar", declaró al término de su encuentro con su homólogo iraní, Manuchehr Mottaki, en Teherán.

"Todas (estas opciones) están sobre la mesa", añadió, citado por la televisión iraní Press-TV.

"El pueblo turco ha perdido la paciencia (...) pedimos a todos nuestros amigos que nos apoyen en nuestros esfuerzos, en nuestro combate contra el terrorismo", agregó.

Sin embargo, Mottaki no apoyó la idea de una operación militar turca en el Kurdistán iraquí.

"Creo que podríamos acabar con esos pequeños grupos", afirmó. "Existen diferentes métodos para conseguirlo. Esperamos que nuestra cooperación nos permitirá resolver este problema lo más rápidamente posible", afirmó.

El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, también privilegió una solución política durante una conversación telefónica el sábado con el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki.

"Ambos responsables destacaron que la opción militar no es la única para hallar una solución a la crisis, que debe ser resuelta de forma pacífica", señaló un comunicado de la oficina del primer ministro iraquí publicado el domingo en Bagdad.

Teherán considera que una intervención turca debilitaría al gobierno iraquí, formado por grupos chiitas y kurdos aliados de Irán.

Maliki y Ahmadineyad se declararon sin embargo decididos a "combatir las actividades terroristas del PKK perpetradas en detrimento de los intereses de Irak, Turquía e Irán".

Por otra parte, Mottaki puso en entredicho el papel de Estados Unidos en la crisis actual.

"Las actividades terroristas en el norte de Irak aumentaron con la presencia de fuerzas extranjeras (estadounidenses) en este país; sin duda alguna, esas actividades no se realizan sin el apoyo de los extranjeros", declaró.

El canciller iraní denunció además "los acuerdos secretos entre Estados Unidos y los grupos terroristas".

Irán acusa a menudo a Estados Unidos de apoyar a los grupos terroristas hostiles al gobierno iraní, en especial al Pejak, un movimiento kurdo iraní relacionado con el PKK.

El presidente iraní conversó también el sábado con su homólogo iraquí, Jalal Talabani, a quien subrayó que "los terroristas dañan a los pueblos iraní, iraquí y turco".

Mottaki tiene previsto viajar el lunes a Damasco para tratar sobre esta crisis con los responsables sirios.

El presidente sirio, Bashar al Asad, cuyo país es el principal aliado árabe de Irán en la región, había dado su apoyo a una eventual intervención militar turca antes de matizar sus declaraciones.

El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, afirmó el sábado que Ankara no dudaría en lanzar una operación contra los rebeldes kurdos en Irak "cuando sea necesario" sin tener en cuenta la opinión de la comunidad internacional.