Notimex
Los resultados electorales del domingo pasado ubican al PRI como un partido de centro-izquierda con el que ahora la ciudadanía está más identificada, afirmó el diputado perredista, José Alfonso Suárez del Real.
Ante ello la dirigencia del Partido de la Revolución Democrática (PRD) debe hacer un análisis profundo, consultar a las bases y "no al primer círculo", si no quiere tener un instituto político dividido, o por el contrario ser una opción de izquierda para la población, dijo.

Aunque aclaró que su partido no está en peligro de desaparecer por la baja votación que obtuvo en la jornada electoral del domingo pasado, "necesitamos construir una izquierda real para el pueblo de México", subrayó en entrevista.

El número de votos que obtuvo el Partido Revolucionario Institucional (PRI) lo ubican en el centro-izquierda, debido en gran parte a que ha sabido atraer al electorado y también porque ha asumido la defensa de los intereses de la población.

El legislador perredista sostuvo que en contraparte la falta de unidad dentro del PRD provocó la pérdida importante de distritos y municipios en la pasada jornada electoral.

Esa situación, expuso, nos debe hacer recapacitar y buscar la conformación de un frente en donde se anteponga el interés de la ciudadanía sobre los personales o de grupo.

"Los liderazgos y las corrientes que existen al interior del partido son importantes y no se pueden descalificar ni tampoco desprestigiar; sin embargo, es el momento de la autocrítica y del balance para retomar lo bueno que se tiene", aseveró.

El legislador del partido del sol azteca destacó que no se puede permitir que la derecha avance en el país, por eso es fundamental que se consulte a las bases para recomponer al PRD.

Por eso mismo, agregó, es necesario "anteponer el interés del partido sobre los personales, pero lo más importante, consultar a las bases con el fin de iniciar un ejercicio de reflexión profunda y hacer a un lado la confrontación y el divisionismo", sostuvo.

Sobre la posible destitución de Jesús Ortega Martínez como dirigente nacional del PRD, mencionó que ninguna expulsión ayudará a fortalecer a la izquierda mexicana.

Por el contrario, aseveró, se ahondará en una crisis que ya existe en el PRD; lo que se debe hacer es lograr que la izquierda represente una opción por la cual se deba votar.

Por lo tanto, insistió, se deben evitar las confrontaciones internas ya que el voto que antes captaba esta corriente emigró a otros partidos políticos y esto se debe tomar en cuenta en el PRD, concluyó.