La Jornada
"Mientras que California, Florida, Nevada, Arizona y Michigan siguen dominando las cifras de moratorias, algunos de los mayores incrementos que vimos el trimestre pasado en moratorias de 90 días o más en los préstamos fueron en Louisiana, Nueva York, Georgia, Texas y Mississippi, signos de que se expande el impacto de la recesión", añadió Brinkmann.
Nueva York, EU.- Una de cada ocho familias estadunidenses terminó 2008 atrasada con los pagos de sus hipotecas o en proceso de remate de su vivienda, en momentos en que las pérdidas de empleos intensifican la crisis inmobiliaria, dijo la Asociación de Banqueros Hipotecarios. Con el desempleo en su nivel más alto en 16 años y en aumento, más prestatarios se atrasarán con sus pagos o entrarán en procesos de remate este año, añadió el economista de la Asociación, Jay Brinkmann.

"Mientras que California, Florida, Nevada, Arizona y Michigan siguen dominando las cifras de moratorias, algunos de los mayores incrementos que vimos el trimestre pasado en moratorias de 90 días o más en los préstamos fueron en Louisiana, Nueva York, Georgia, Texas y Mississippi, signos de que se expande el impacto de la recesión", añadió Brinkmann.

Tener una de cada ocho familias atrasadas en los pagos o en proceso de ejecución es "inaceptable para un país como el nuestro", opinó Nicholas Bratsofolis, un importante ejecutivo del banco hipotecario LendAmerica en Melville, Nueva York.

Tres causas del problema

El plan gubernamental de estímulo por 275 mil millones de dólares para la vivienda permitirá repactar los créditos en problemas de pago y pavimentará el camino para más refinanciamientos de hipotecas. "Pero recordemos que hay tres causantes del problema de la vivienda y este programa se dirige principalmente a uno", referente a la estructura de préstamos, acotó Brinkmann.

Los otros dos problemas siguen sin solución: una sobreoferta causada por el exceso de construcción y de ejecuciones, y el desempleo. "En lugar de retorcernos las manos, creo que deberíamos utilizar las herramientas que el gobierno nos ha entregado para remediar los problemas que están enfrentando muchos de estos propietarios", estimó. De todos modos, añadió, el programa de rescate inmobiliario no dará una solución rápida.

Un récord de 11.18 por ciento de los préstamos para residencias de una a cuatro unidades se encontraban con al menos un pago retrasado o en procesos de ejecución hipotecaria en 2008.

La tasa de moras saltó 2.06 puntos porcentuales en un año a un récord de 7.88 por ciento. La cantidad de préstamos en proceso de ejecución subió 1.26 puntos porcentuales en un año a un récord de 3.30 por ciento. La vivienda ha presionado a la baja el crecimiento de Estados Unidos después de haber sido su principal motor hasta hace algunos años.

"En una recesión como esta, la vivienda no sólo se trata de la vivienda", añadió Jed Kolko, director de investigación asociada del Instituto de Políticas Públicas de California, en San Francisco. "El desempleo conduce a ejecuciones hipotecarias, las ejecuciones contribuyen a la reducción del ingreso por impuestos y menor gasto de los consumidores, todo está relacionado", explicó.