Monterrey, Nuevo León.- Una de cada diez gasolineras mexicanas roban combustible a sus clientes mediante alteraciones en las máquinas de las estaciones de servicio, denunció hoy en un comunicado la gubernamental Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).
Según una investigación realizada por personal de la Profeco y agentes de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), el equivalente en México al FBI estadounidense, un total de 1.410 gasolineras del país realizan esas práctica fraudulenta "a través de dispositivos electrónicos".

Las máquinas son controladas por un software que modifica el contenido de los contadores, de manera que los aparatos pueden llegar a surtir entre un 2 y un 40 por ciento menos de lo pagado por los clientes, sin que estos lo sepan.

Pese a ser un país productor de petróleo, en el primer trimestre de este año México importó 334.500 barriles diarios de gasolina, principalmente de Estados Unidos, para abastecer el 43 por ciento del consumo nacional, según cifras de la Secretaría de Energía.

Debido a los altos costos del combustible, el país destinó en ese periodo alrededor de 54.000 millones de pesos (unos 5.100 millones de dólares) a subsidiar el consumo de gasolina.

En el comunicado, la Profeco ofreció a los consumidores un enlace de Internet para conocer la lista de las estaciones de servicio que cometen esas irregularidades, aunque no especificó si las autoridades tomarán medidas contra ese fraude.