LA JORNADA
Ginebra, Suiza.- El teléfono móvil se expande vertiginosamente: teniendo en cuenta las cifras aportadas por las estadísticas, uno de cada dos habitantes de los países en vías de desarrollo posee móvil, según el Informe sobre la economía de la información 2007-2008 de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), presentado hoy en Ginebra.
Mientras que en 2005 sólo una de cada cuatro personas hacía uso de la telefonía móvil, la proporción actual ha pasado a ser de una cada dos.

La tendencia es clara: en los países subdesarrollados el teléfono celular está pasando rápidamente a ocupar un importante lugar como medio de comunicación, según el informe de la UNCTAD dedicado a las tecnologías de la información y las comunicaciones.

En cambio, en los mismos países el crecimiento observado en el sector de Internet es más lento. En promedio sólo 13 por ciento de la población está conectada a la red global, mientras en los países industrializados las cifras son de 65 por ciento.

La enorme expansión de la telefonía móvil beneficia en primer lugar a comerciantes y pequeñas empresas, afirma la investigación, que determinó que las ventas realizadas a través del celular han aumentado considerablemente. Por ejemplo, las empresas en Africa recurrieron mayormente al teléfono móvil a la hora de contactar a sus clientes y proveedores.

Por su parte, para las empresas de comunicación móvil los países en vías de desarrollo representan en este momento el mayor potencial de crecimiento. En otras regiones de mayor poder adquisitivo, el mercado está saturado, ya que muchas personas tienen más de un móvil.

Si bien a nivel mundial la cantidad de usuarios de Internet aumentó, la mayor parte de gente en red vive en países industrializados. En este sector, las diferencias también se hacen sentir en la capacidad que tienen las conexiones ofrecidas, aseguró Anh-Nga Tran-Nguyen, especialista en telecomunicaciones de la UNCTAD.