Saná.- El fugitivo de Al Qaeda, Jamal al-Badaui, condenado por su implicación en el atentado contra intereses estadounidenses en el 2000 en el Yemen, se ha entregado a las autoridades de ese país, informó un responsable.
Badaui, uno de los 23 miembros de la red Al Qaeda que huyeron de la prisión de Saná en febrero del 2006, "se ha entregado a los servicios de seguridad", informó un responsable del ministerio del Interior en un comunicado publicado en la web del ministerio de Defensa.

De los 23 fugitivos, dos continúan todavía fugados. El resto se ha entregado, han sido detenidos o muertos por las fuerzas de seguridad. Badaui figura en la lista estadounidense de los "terroristas más buscados" y Washington había puesto precio a la cabeza del fugitivo: cinco millones de dólares.

Fue condenado a muerte en septiembre del 2004 por el atentado contra el barco de la armada estadounidense USS Cole en el 2000 ocurrido en el puerto de Aden en el que fallecieron 17 militares estadounidenses. La pena fue posteriormente rebajada a 15 años de prisión.

Vecinos del fugitivo en Aden confirmaron a la AFP que Badaui regresó a su domicilio hace dos días. Según informaciones no confirmadas, el terrorista podría haber sido autorizado por las autoridades a volver a su casa a cambio de de comprometerse a no volver a atentar en nombre de Al Qaida.