Excélsior
México.- Arropado por la fuerza histórica y política del gremio médico, el saltillense José Narro Robles aceptó públicamente su candidatura para convertirse en el próximo rector de la UNAM, en un hecho sin precedente, pues lo hizo ante cientos de estudiantes, académicos, el ex rector Octavio Rivero Serrano y algunos funcionarios del sector salud.
En el auditorio Raúl Fournier de la Facultad de Medicina, los médicos mostraron "su músculo", la fuerza con la cual impulsarán a su candidato, en un acto masivo.

Narro está identificado como el universitario a vencer, por ser el hombre de mayor confianza del rector Juan Ramón de la Fuente.

-¿Es usted el candidato de la Rectoría?-

"Le puedo asegurar, porque conozco al doctor De la Fuente, que es un universitario respetuoso de las formas y los tiempos. Como rector, ha sido profundamente respetuoso, responsable y no tengo duda de que se va a comportar de esa manera".

-¿Tiene usted una relación muy estrecha con el rector?-

"Cómo no va a ser una relación directa, si es de tantos años. Una relación de respeto, trabajo, muy cercana".

-¿Habrá dedazo del rector?-

"Aquí no hay esas prácticas. Es un proceso que conduce la Junta de Gobierno y con toda la dignidad universitaria, con todo el apego a su forma de ser, a sus tradiciones, a sus principios, a sus maneras, con reglas claras y donde nadie se puede llamar a sorpresa".

-Hay universitarios que temen un aumento de las cuotas-

"Las cuotas no son ni el problema ni la solución en la Universidad. Desde mi perspectiva, la solución del problema de financiamiento de la UNAM no está en las cuotas de sus estudiantes.

"La Universidad tiene la capacidad de generar una enorme cantidad de recursos, que pueden incrementarse. Por supuesto, el financiamiento público tiene que ser un compromiso de la sociedad y de los poderes públicos con esta institución, que sirve extraordinariamente al país.

"Debemos buscar la manera de diversificar las fuentes de financiamiento, a partir del trabajo de los universitarios, de saber ligarlos con los sectores productivos y saber, por un lado, obtener recursos extraordinarios y, por el otro, contribuir al desarrollo de la nación, a la solución de sus problemas, a mejorar las condiciones de la sociedad".

Esta es la cuarta ocasión en que José Narro Robles se mira como aspirante con posibilidades de convertirse en rector de la UNAM.

La primera fue en 1988, cuando era secretario general de la Universidad, pero la Junta de Gobierno no lo llamó. Los universitarios eligieron a José Sarukhán.

La segunda ocasión fue en 1992. Renunció como secretario general de Sarukhán y se convirtió en funcionario del IMSS. Desde ahí apuntaló sus aspiraciones. Fue la primera vez que lo llamó la Junta, pero perdió ante el
mismo Sarukhán.

Hace ocho años también fue mencionado como aspirante. De hecho, llegó hasta la Junta de Gobierno, que en 1999 sesionó en el Palacio de Minería. Ahí, frente a los grandes electores, declinó en favor de su amigo Juan
Ramón de la Fuente.

Ahora, el director de la Facultad de Medicina recurre al pensamiento del ex rector -y también médico- Ignacio Chávez, quien debió dejar su puesto por un movimiento estudiantil que lo obligó a renunciar a punta de
pistola en los 70's. Pero hay quienes lo consideran el mejor rector y ayer Narro lo citó para hablar de su amor por la Universidad y para mostrar por qué desea ser rector.

En medio de aplausos entusiastas, explicó que "después de hacer un ejercicio reflexivo personal y de escuchar a numerosos integrantes de la comunidad, informo a todos ustedes, directamente, así como a los miembros de
la comunidad universitaria y a la opinión pública, que estoy en plena disposición de participar en este ejercicio universitario. Me anima un único propósito: servir a esta gran institución. Tengo la convicción de que el
resultado será el mejor para el futuro de la Universidad".

Habló de los principios a defender: autonomía, libertad de cátedra, pluralidad y capacidad de diálogo; la inteligencia y el respeto a la normatividad para resolver los problemas.

Narro llamó a los universitarios a dar a México un ejemplo de sensatez y prudencia, durante este proceso de sucesión, el número 36 en la historia de la UNAM.

ENTERESE
> Esta es la cuarta ocasión en que José Narro Robles se mira como aspirante con posibilidades de convertirse en rector de la UNAM.

* La primera fue en 1988, cuando era secretario general de la Universidad, pero la Junta de Gobierno no lo llamó. Los universitarios eligieron a José Sarukhán.

* La segunda ocasión fue en 1992. Renunció como secretario general de Sarukhán y se convirtió en funcionario del IMSS. Desde ahí apuntaló sus aspiraciones. Fue la primera vez que lo llamó la Junta, pero perdió ante el mismo Sarukhán.

* Hace ocho años también fue mencionado como aspirante. De hecho, llegó hasta la Junta de Gobierno, que en 1999 sesionó en el Palacio de Minería. Ahí, frente a los grandes electores, declinó en favor de su amigo Juan Ramón de la Fuente.