<span></span>AFP
Los Angeles, California.- Un marine estadounidense comparecerá ante una corte marcial para responder por el asesinato de un prisionero iraquí en 2004 en la ciudad rebelde sunita de Faluya, anunció el miércoles el ejército en California (oeste).
El sargento Jermaine Nelson, que será juzgado en la base de los marines de Camp Pendleton, 200 km al sur de Los Angeles, es uno de los tres estadounidenses inculpados en ese caso.

Nelson está acusado de "asesinato sin premeditación" y de haber "faltado a su deber" de soldado, precisó el ejército en un comunicado. En este mismo caso, el ejército anunció en marzo la inculpación del sargento Ryan Weemer.

Además, un ex-sargento de los marines que abandonó las filas militares, José Nazario, se declaró no culpable en agosto de 2007 de dos asesinatos cometidos en Faluya, ante un tribunal federal de Riverside (California, oeste).

La investigación sobre los supuestos abusos cometidos por los sargentos Nelson y Weemer fue realizada por la justicia militar de Camp Pendleton.

En julio de 2007, el diario local de San Diego, el North County Times, afirmó que entre cinco y diez marines de la base estaban implicados en esta investigación. Esos militares participaron en una ofensiva estadounidense en Faluya, feudo de los sunitas a 100 km al oeste de Bagdad, en noviembre de 2004.

De acuerdo con el diario, los marines son sospechosos de haber matado hasta ocho prisioneros de guerra capturados durante un enfrentamiento.

Este caso forma parte de una serie de denuncias e investigaciones por violaciones y abuso de poder de los militares estadounidenses contra la población civil iraquí y que han manchado la reputación internacional de este ejército que invadió Irak en marzo de 2003 para derrocar el régimen de Saddam Hussein y dar así con unas armas de destrucción masiva que no existían.

Hasta la fecha, las víctimas civiles iraquíes se cuentan por decenas de miles, mientras el ejército estadounidense ha perdido 4 mil 077 soldados en estos cinco años de guerra.