México, D.F. .- Alrededor de un millón de niños y niñas ha sufrido en alguna ocasión algún tipo de abuso sexual en América Latina, afirmó hoy Teresa Ulloa, directora regional de la Coalición Contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe.
Al presentar en conferencia de prensa un vídeo de dibujos animados para la prevención del abuso sexual a menores, Ulloa subrayó también que la región latinoamericana se ha convertido en origen y tránsito de tráfico ilegal de mujeres y niñas para la explotación sexual.

La encargada regional de la Coalición explicó que los principales países traficantes de niñas y mujeres en el continente son México, República Dominicana, Ecuador, Guatemala, El Salvador, Paraguay, Bolivia y Colombia.

En otros casos, como en Argentina, se ha acentuado la explotación sexual a raíz de la crisis económica que sufrió a principios de esta década, dijo Ulloa.

La experta indicó que los principales destinos de las mujeres y niñas latinoamericanas son España, Japón, Holanda, Alemania y Grecia, así como algunas ciudades de Estados Unidos y Canadá.

En México, detalló la representante de la ONG, la semana pasada la Policía reveló que se ha detectado que desde el año 2000 entre 400 y 600 niños han sido reclutados por medio de páginas de Internet para abusos sexuales.

Por ello, el pasado 1 de agosto Ulloa interpuso ante la Procuraduría General de la República mexicana (PGR, fiscalía) una demanda contra los portales locales de Prodigy, Terra y AOL, a quienes acusó de permitir el uso de sus espacios para difundir la pornografía infantil.

En respuesta, la oficina de la PGR le remitió un escrito en el que le pedían ofrecer más datos para iniciar la averiguación, se quejó Ulloa.

"En este tipo de entramados hay cadenas de complicidades en todos los niveles, tenemos que actuar para erradicar estas prácticas que atentan contra nuestros niños", afirmó.

La defensora de la infancia añadió que ante la falta de respuesta de las autoridades mexicanas su organización decidió realizar otras acciones preventivas, en colaboración con las escuelas del país.

Su primera iniciativa fue el vídeo de diez minutos de duración presentado hoy y titulado "Yo digo sí, yo digo no", que con dibujos animados pretende concienciar a la población infantil sobre el cuidado de su salud y su cuerpo.

"Creíamos que era difícil hablarles a los pequeños de explotación sexual abiertamente, así que decidimos hacerlo desde un punto de vista integral, hablarles del cuidado de su salud, del derecho que tienen a no ser maltratados y al mismo tiempo de que nadie puede tocar su cuerpo", explicó Ulloa.

Según la representante de la Coalición, el 78 por ciento del maltrato sexual infantil proviene de gente cercana o del entorno familiar del niño.

Ulloa se encuentra en conversaciones con escuelas públicas y privadas para poder exhibir el capítulo de dibujos animados e impartir cursos para profesores.