El jugador del Atlético de Madrid confía en avanzar a la Copa del Mundo en el partido del miércoles, en el que los lusos visitan a Bosnia Herzegovina con una ventaja de 1-0
El capitán de la selección lusa de futbol, a falta de Cristiano Ronaldo, y jugador del Atlético de Madrid, Simao Sabrosa, aseguró que "un Mundial sin Portugal no sería lo mismo".

"El juego de mañana es el más importante porque es el próximo y porque nos puede abrir las puertas del Mundial de Sudáfrica", declaró Simao, en la víspera del partido de vuelta de la repesca para el campeonato en el que los lusos se enfrentan a Bosnia.

El extremo colchonero recordó que en los últimos 10 años su selección siempre ha estado en todas las grandes competiciones y para continuar esta racha, Portugal intentará, en su opinión, imponer su juego en Zenica, a pesar de haber ganado en la ida (1-0).

"Mañana no vamos a defender el gol, iremos a jugar a nuestra manera. Lo más importante será no encajar goles e intentar marcar", aseveró.

En una conferencia de prensa tras el entrenamiento en Zenica, Simao aseguró que el combinado luso fue superior a la selección balcánica en el partido de ida y creó más oportunidades.

El futbolista también se refirió a los insultos y amenazas recibidos por los jugadores portugueses a su llegada a Sarajevo ayer, les restó importancia y afirmó que no va a afectar al conjunto portugués.

"Vamos a intentar sobrepasar todas las dificultades", manifestó Simao también en referencia al estado del campo de juego, que la dirección de la selección lusa ha criticado duramente, y el fervor de los aficionados bosnios.

En la conferencia también participó, el técnico del combinado portugués, Carlos Queiroz, quien admitió que su equipo tiene "gran motivación" y añadió que la presión "está toda del lado de Bosnia".

"Nuestra actitud será la de buscar el gol desde el primer minuto", avanzó Queiroz.

También sobre el estado del campo, el técnico consideró que "va a hacer que las cosas sean menos previsibles. Sólo al final se podrá hacer cuentas y saber si fue más perjudicial a un equipo o al otro".

El entrenador portugués estimó que "la experiencia y madurez de los dos conjuntos" pesará mucho en el encuentro y garantizó que en ese ámbito "Portugal tiene argumentos".

"Vamos a presionarlos, jugar con el sentido de la urgencia que una situación así impone", concluyó.

Portugal y Bosnia disputarán mañana el partido de vuelta de la repesca para el Mundial 2010, la última posibilidad de ambas selecciones para participar en la cita sudafricana.