El Universal
Al Gore, el activista ambiental y ex vicepresidente de Estados Unidos, se apresta a unir sus fuerzas con el Valle del Silicio, en un esfuerzo por garantizar inversiones de miles de millones de dólares en "tecnología limpia" para combatir el cambio climático.
Generation Investment Management, fondo de inversión establecido por Gore y David Blood, ex funcionario de Goldman Sachs, firmó un acuerdo con Kleiner Perkins Caufield & Byers, una de las principales firmas de capital de riesgo enfocadas a la tecnología. Gore dijo al Financial Times que "se trata de un esfuerzo para cambiar la forma del juego en las inversiones".

Citó las conclusiones de sir Nicholas Stern en el sentido de que se necesitan inversiones de cerca de 1% del Producto Interno Bruto (PIB) global para nuevas tecnologías energéticas que permitan convertir al mundo de una economía de altas emisiones de carbono a una de bajas emisiones. "Nos estamos preparando para jugar un papel clave en esa inversión, la cual es como una punta de lanza", indicó Gore.

Trascendió que las compañías están preparando un fondo conjunto para invertir en áreas nuevas de alto crecimiento como energía renovable y servicios ambientales, aunque nadie confirmó esto.

También compartirán información sobre inversiones potenciales. Gore se incorporará como socio de KPCB, mientras que John Doerr, de KPCB, se unirá al comité asesor de Generation.

El acuerdo, que ofrece a KPCB acceso a la influencia y los contactos políticos de Gore, muestra el papel central que tiene la política pública en las inversiones en tecnología limpia. El mercado de la energía de bajas emisiones de carbono depende del apoyo gubernamental a través de subsidios, alivios fiscales o regulación.

Por ejemplo, KPCB y Generation recomiendan poner un precio a las emisiones de dióxido de carbono mediante un impuesto o un sistema de comercialización de emisiones.

Gore reconoció el mérito de Doerr en la exitosa campaña realizada en California para disminuir las emisiones de dióxido de carbono en todo el estado.

Pero aunque los gobiernos pueden intervenir en el éxito o fracaso de algunas tecnologías limpias a través de sus políticas públicas, tienden a invertir poco dinero en ellas, dejándolo a la industria.

Gore afirmó que "una de las razones por las que David Blood y yo no enfocamos en los mercados es que ahí se coloca más dinero en una hora que el que otorgan todos los gobiernos del mundo. Eso ofrece una ventaja tremenda".

Las compañías indicaron que su colaboración abarcaría todo el espectro de actividades de ambos grupos en el mundo, pues Generation invierte en compañías listadas públicamente, a menudo en el sector de servicios de salud, en Europa y Estados Unidos, mientras que KPCB se centra en compañías en etapas tempranas en Estados Unidos y Asia.

KPCB, una de las principales firmas de capital de riesgo que alimentó el boom tecnológico de los 90, ha invertido 200 mdd en tecnología "verde" desde 1999.

Unos 74 mil mdd en inversiones fueron canalizados hacia "energías limpias" en todo el mundo el año pasado, señaló Michael Liebreich, de New Energy Finance.

Esto incluye energía renovable, eficiencia energética, tecnologías de bajas emisiones de carbono como baterías.

Asimismo, recolección y almacenamiento de carbono, hidrógeno y otros combustibles limpios, así como mejoras en las redes eléctricas.