Aurora Zepeda/Excélsior
La propuesta todavía está a discusión entre altos funcionarios del gobierno federal, quienes decidirán la aprobación o no de la CIPE, misma que permitiría al Renapo construir su registro de ciudadanos con la imagen del iris, huellas dactilares y fotografía, al mismo tiempo que se mantiene el incentivo para los ciudadanos de actualizar sus datos en el padrón electoral del IFE.
México, D.F..- El Instituto Federal Electoral (IFE) y el Registro Nacional de Población (Renapo), que forma parte de la Secretaría de Gobernación, alcanzaron un primer consenso a fin de transformar la credencial para votar en una Cédula de Identidad y Participación Electoral (CIPE).

Esta mica sería emitida por el IFE, previa generación de una "CURP (Clave Unica de Registro de Población)-biométrica" por parte del Renapo.

La propuesta todavía está a discusión entre altos funcionarios del gobierno federal, quienes decidirán la aprobación o no de la CIPE, misma que permitiría al Renapo construir su registro de ciudadanos con la imagen del iris, huellas dactilares y fotografía, al mismo tiempo que se mantiene el incentivo para los ciudadanos de actualizar sus datos en el padrón electoral del IFE.

Según el documento que pudo consultar Excélsior, la credencial del IFE incorporaría elementos que fortalezcan su utilidad como documento de identificación, entre ellos la CURP-biométrica emitida por el Renapo.

De esta manera, el ciudadano tendría que solicitar al Registro Nacional de Población su CURP-biométrica, trámite en el que la dependencia obtendría las diez huellas de los dedos, imagen del iris y fotografía del rostro de la persona.

Estos datos formarían así parte del registro ciudadano.

Una vez con la CURP-biométrica, el ciudadano se presentaría ante el módulo del IFE (también se contempla la posibilidad de que el Renapo cuente con una estación de trabajo para evitar que el ciudadano vaya a dos lugares distintos) para solicitar su CIPE.

Ésta se entregaría después de verificar en los archivos del Renapo la CURPbiométrica entregada por el solicitante.

Esta nueva credencial tendría carácter de identificación oficial y sería documento para votar, mientras que la antigua mica del IFE perdería su validez oficial, pero sería aceptada para emitir el sufragio.

Cúmulo de convenios

Según la propuesta de IFE y Renapo, "la nueva política de identificación ciudadana puede implementarse con el marco jurídico existente".

Se menciona que se tendrían que celebrar convenios entre ambos organismos para la utilización de la CURP-biométrica: el Consejo General del IFE tendría que aprobar el nuevo modelo de credencial y cambiarle el nombre a "Cédula de Identidad y Participación Electoral"; que el Registro Federal de Electores permita que la CURPbiométrica sea la única identificación para obtener la CIPE, y diversos acuerdos con iniciativa privada e instituciones públicas para que acepten esta nueva mica como identificación oficial.

En la parte política, el documento identifica que podría haber "resistencias" ante el trabajo coordinado entre IFE y Gobernación, lo cual se rebate con la actual experiencia de cooperación para incluir la CURP en la credencial para votar".

Dudas y nueva propuesta

Como parte del Acuerdo por la Seguridad, la Justicia y la Legalidad, el gobierno federal se comprometió a establecer un registro de la totalidad de la población mexicana para diciembre de 2012.

El 28 de julio de 2009, se anunció la expedición de una Cédula de Identidad, para que el gobierno federal certifique y acredite en forma fehaciente la identidad de las personas, y dar a éstas un instrumento oficial de identificación.

Pero el IFE advirtió los posibles efectos negativos que la emisión que esa mica tendría sobre los instrumentos electorales, como una caída en la inscripción en el padrón electoral, "además de un incremento en los niveles de desactualización del éste".

Ante ello, "el Registro Federal de Electores (RFE) y el Renapo han sostenido reuniones de trabajo para delinear una política pública que satisfaga los objetivos del gobierno federal, sin detrimento de la calidad de los instrumentos electorales", indica el documento.