Roma.- El Vaticano calificó hoy de insufiente y vago el pedido de disulpas del obispo y negacionista del Holocausto Richard Williamson.
"Tal como se ve, (la carta) no reúne las condiciones que puso la Secretaría de Estado vaticana", afirmó el portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi.

Además, el texto del tradicionalista británico no fue dirigido ni al papa Benedicto XVI ni a la comisión papal responsable, Ecclesia Dei, añadió.

La carta fue enviada a una agencia de noticias católica y colgada hoy en la página de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, a la que pertenece Williamson. El Vaticano exigió al obispo hace semanas una rectificación "absolutamente clara y pública" de su negación del genocidio judío por parte de los nazis.

En su misiva, el religioso dice: "Lamento haber hecho tales declaraciones, y si con antelación hubiese sabido todo el mal y el dolor que ellas provocarían, sobre todo para la Iglesia, aunque también para los sobrevivientes y los familiares de las víctimas de la injusticia cometida bajo el Tercer Reich, no las hubiese hecho".

Añade además que se trató de una opinión de alguien que no es historiador y con las pruebas disponibles hace 20 años, pero no afirma en ningún momento que sus afirmaciones sean falsas.

Mientras tanto, la ministra de Justicia germana, Brigitte Zypries, aseguró en Bruselas tras una reunión con sus colegas europeos que Alemania podría pedir la extradición de Williamson.

"La fiscalía de Ratisbona está investigando porque la entrevista en la que él niega el Holocausto y que fue emitida por la televisión sueca fue grabada en Alemania", dijo la ministra. "En principio el delito entra en la regulación de órdenes de captura europeas. Es decir que Alemania podría emitirla, sí".

Williamson se encuentra en Reino Unido, adonde viajó tras ser expulsado de Argentina. "Creo que debe actuar la fiscalía británica. Seguramente tienen motivos para mirar si se ha infringido alguna norma", añadió Zypries.

La negación del Holocausto no es sin embargo un delito en Reino Unido, a diferencia de Alemania, por lo que por el momento no existen procedimientos contra el religioso en ese país.

Por su parte, el comisario de Justicia de la Unión Europea (UE), Jacques Barrot, condenó en duros términos las afirmaciones de Williamson, según el cual en los campos de exterminio nazis no murieron seis millones de judíos, sino unos 300.000, y donde niega además que hubiese cámaras de gas.

Las afirmaciones del obispo de la Fraternidad San Pío X son "un ataque contra la realidad", dijo Barrot. "No podemos aceptarlo", añadió el vicepresidente de la Comisión Europea.

Barrot no ve sin embargo opciones de que el obispo -al que le fue levantada en enero la excomunión por parte del Papa- sea perseguido judicialmente a nivel europeo. La UE tiene un acuerdo marco contra el racismo y la xenofobia, pero no ha sido adoptado aún por todos los países miembros.

Pese a ello, es posible juzgarlo a nivel nacional, destacó el actual presidente del consejo de ministros de la UE y jefe de la cartera de Justicia checo, Jiri Pospisil. Sin embargo, subrayó que no son los políticos quienes tienen que decidir, sino los jueces.

Por otra parte, el negacionista británico David Irving no cree que se acabe la polémica. Irving considera que seguramente los hermanos de la Fraternidad obligaron a Williamson a disculparse. "Pero eso no le ayudará", indicó a dpa en Londres.

También señala que le ofreció al obispo alojarlo en su casa, pero que éste no ha contactado con él. "Estará en la residencia de la Fraternidad San Pío X en Wimbledon".

Irving confirmó haber tenido contacto por e-mail con Williamson antes de su salida de Argentina, para aconsejarlo. De esos mensajes se deduce que el obispo se comunicó con el abogado alemán Maximilian Krah.

El historiador Irving fue condenado en Austria a tres años de cárcel por negación del Holocausto, pero salió anticipadamente de prisión. Vive en Windsor, al oeste de Londres, y dijo que conoció a Williamson en una reunión que hizo en su casa en octubre pasado.